Cómo ganar dinero con una mini granja en casa

Ya sea por placer o pensando en un negocio a futuro, criar animales de corral tiene sus trucos. Antes de embarcarse en la aventura, es necesario conocer los aspectos esenciales para no cometer equivocaciones
  
  


El tener una granja en casa puede ser una manera de ahorro en el
consumo
familiar
. Nada como criar a los propios animales y disfrutar de los alimentos
sin necesidad de tener que salir a adquirirlos fuera.

 Este proyecto puede
tomarse como algo particular y en el caso de que realmente se disfrute con la
actividad se puede pensar en una expansión puertas afuera.


Cuestiones a tener en cuenta antes de comenzar con una granja en casa


Es indispensable contar con espacio fuera de la vivienda. Dependiendo de las
dimensiones del lugar disponible se podrá pensar en una granja pequeña o
mediana.


Si la intención es obtener un beneficio económico para comercializar con los
productos de la granja, una buena alternativa es consultar con los restaurantes,
tiendas y hoteles de la zona para ver cuáles son los proveedores y qué productos
se consumen más ya que hay que saber si hay un consumo elevado de huevos para
tener en claro qué tipo de gallinas se deberá tener o si se consume mucha carne
para tener pollos y criarlos debidamente.


Las gallinas ponedoras son las indicadas si se quieren obtener huevos de
calidad. Un buen gallinero puede construirse de madera, como la
caseta de un
perro
, con espacios dentro especiales para los ponederos y bebederos.


Los sitios donde las gallinas pondrán los huevos deben estar ambientados muy
cálidamente y con mucha paja para que se sientan cómodas y es mejor que haya
varios sitios aunque solamente se tenga al principio una única gallina.


Para la crianza de pollos es conveniente que el sitio elegido esté libre de
corrientes fuertes de aire y que por dentro estén acondicionados para que los
animales no pasen excesivo frío.


Los bebederos son indispensables y pueden ser manuales o automáticos. Los
comederos más modernos son automáticos y son más cómodos y dan menos trabajo,
aunque siempre los manuales son los más seleccionados sobre todo si la granja
que se tiene en casa es para beneficio y disfrute propio.


En cuanto a los patos, son fáciles de criar y se puede consumir tanto su carne
como los huevos. Necesitan mucho espacio para recorrer y mucha agua ya que se la
pasan constantemente bebiendo.


Las patas ponedoras necesitarán aparte del pienso habitual una buena ración de
cebada, avena y haría de pescado. Lo ideal es facilitarles un estanque donde
puedan nadar. En el agua les resulta más fácil aparearse


A tener en cuenta:


El aseo de los ámbitos en donde hay animales es fundamental así como también lo
es la desinfección.


Alimentar a los animales con piensos de buena calidad asegurará productos
adecuados y de alto nivel.


Tener una granja en casa es un bonito proyecto familiar para aquellas personas a
las que les gusten los animales. A parte de darle un toque de color y alegría al
hogar permite realizar una tarea distinta, productiva, en contacto con la
naturaleza y que ayuda a dejar de lado el estrés diario y la rutina.