Cómo ampliar tu casa sin errores

Reformar una casa para ampliarla requiere recordar algunos aspectos que hay que tener en cuenta antes de lanzarse a la aventura. El espacio que se pueda conseguir no tiene que ser a costa de ambientes insonorizados o de pérdida de temperatura

Reformar la propiedad es estimulante, pero también una responsabilidad muy grande. Si no se tiene experiencia, lo más adecuado es pedir asesoramiento. Algunos de los aspectos a tener en cuenta tienen que ver con la  temperatura que se concentra en el hogar.

Los muros que dan al exterior es conveniente no tocarlos ya que si se eliminan capas lo que se logrará es pérdida de aislación térmica. Se ganará espacio, pero no será cómodo estar en una casa que no permite concentrar calor en invierno y fresco en verano. Los tabiques deben ser respetados.

Nunca hay que quitar alguno por más que su presencia resulte inútil y si se quiere eliminar lo mejor es consultar a un experto antes de tomar una decisión que puede ser equivocada y que traerá dificultades a la estructura.

Si la reforma constará de modificar la instalación eléctrica hay que tener cuidado con la colocación de enchufes o aparatos electrodomésticos. Si no se sabe bien lo que se está haciendo se puede generar una sobrecarga en el sistema o lo que es peor, poner en riesgo la propia vida.

Algunas reformas requieren de una licencia especial que la otorga el municipio correspondiente. El permiso necesario lo puede otorgar el municipio y las obras importantes deben estar respaldadas por el trabajo de un arquitecto o ingeniero.

Los cambios que necesitan ser autorizados son derribo de tabiques, cambios de ventana, instalación de piscina o construcción de un muro. Si la reforma va a estar a cargo de un profesional, es mejor solicitar varios presupuestos y tomarse el tiempo necesario para tomar la mejor de las decisiones.

Aunque el dinero sea un factor muy importante, los costos que son demasiado bajos son para sospechar. Hay que exigir el costo total con los impuestos y los extras incluidos.

Si el presupuesto está desglosado mucho mejor para poder entenderlo en su totalidad. Se debe exigir un plazo de finalización de obra y que la promesa quede por escrito. Es importante que la obra esté debidamente vigilada.

Es conveniente no dejar a los obreros en soledad por más confianza que se les tenga. Si surge alguna duda, será más fácil consultar en el momento y no dejar temas pendientes que luego son difíciles de retomar por parte de los empleados.

Siempre es mejor supervisar el trabajo para que se haga bien la primera vez.

Si las refacciones necesarias se deben hacer en el baño o en la cocina hay que pensar en llevarlas a cabo durante el período de vacaciones o es conveniente realizarlas si se tiene otro lugar donde poder alojarse ya que son sitios indispensables y de uso diario.

Es fundamental establecer prioridades. Puede ser posible que no se puedan realizar todas las reformas deseadas de una vez. Es conveniente ir paso a paso y analizar qué parte de la vivienda necesita más refacciones y por qué.

Aprende todos los secretos de Oriente para atraer energía y prosperidad a tu hogar con el libro "El Feng Shui" de María José Frontera, que encontrarás haciendo clic aquí