Cirugías… sin cirugía

Actualmente, es posible quitar definitivamente las arrugas –incluso las más marcadas- sin necesidad de realizar una intervención quirúrgica. Conozca todos los secretos de los nuevos componentes para las “técnicas de relleno”.
  
  

La
“técnica de relleno”, no es un procedimiento nuevo. Sin embargo, los materiales
que se utilizaban para el relleno de los surcos dejados por las
arrugas, -grasa
del propio cuerpo, colágeno, o silicona-, tenían el inconveniente de que se
reabsorbían muy rápido, por lo que las arrugas volvían.

También estaban los
materiales de inyección permanente, que si bien no tenían el problema anterior,
tampoco eran extraíbles en caso de una de complicación, o con el paso del
tiempo, cuando la persona podría cambiar el gusto. Esto hacía que, finalmente,
las personas opten por una cirugía tradicional, como el lifting.


Politetrafluoruroetileno y acido
hialurónico
,
los nuevos salvadores

Lo
sabemos, le ha costado pronunciarlo. No se preocupe, eso es lo de menos. Lo
importante, es que estos nuevos elementos han logrado que las “técnicas de
relleno” tengan las mismas prestaciones que las intervenciones quirúrgicas.

El
ácido politetrafluoruroetileno es un material que viene en forma de un muy
pequeño tubito blando, que, gracias a su consistencia natural semejante a la del tejido blando,
se puede colocar para rellenar los surcos nasogenianos.


Sus grandes ventajas son que se puede aplicar sin necesidad de efectuar una
cirugía, y en tan sólo una sesión. El relleno dura en forma permanente, ya que
no se reabsorbe, pero si se lo desea extraer, sólo se necesita efectuar una
mínima incisión, de apenas 2 milímetros.

Su
superficie porosa permite la invasión por los fibroblastos, con lo que se
rellena perfectamente todo el surco nasogeniano, pero no queda totalmente
adherido, por lo cual es de muy fácil extracción.

Su
aplicación se efectúa con anestesia local en la mejilla, y tiene un efecto
instantáneo.


Po
r
su parte, el ácido hialurónico es un elemento presente en todos los organismos
vivos y sirve, entre otras cosas, para regenerar el volumen de la piel, dándole
un aspecto sano, tonificado, y vigoroso.

Como su origen no es animal, no es
necesario efectuar pruebas previas de tolerancia. Además, por el hecho de ser un
componente natural del organismo, se absorberá en el mismo de una
forma completamente natural.


Esta sustancia tiene una amplia afinidad con las de la piel, y posee una gran
capacidad para retener el agua. Principalmente se utiliza en los labios, el
entrecejo, y las tan molestas “patas de gallo”.

Se
aplica sin anestesia, (aunque en determinados casos podría requerir aplicarse un
anestésico local) con inyecciones con agujas muy finas, y el proceso no dura más
de 30 minutos.


Como esta sustancia retiene el agua, su efecto es acumulativo, y se va
perfeccionando con el paso del tiempo. Sus resultados son inmediatos, aunque en
algunos casos aparecen pequeñas inflamaciones, que duran dos o tres días. Este
tratamiento también se puede aplicar en los labios.

Aprende los tratamientos
contra la celulitis, flaccidez
y otros problemas comunes con nuestro curso
gratis de Tratamientos corporales
.
Inscríbete ahora haciendo
clic
aquí
.