Search

4 trucos para superar tu nerviosismo con las mujeres

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
por John Alexander


Parada en
la góndola de las revistas hojeando Cosmopolitan, tiene la cara más hermosa que
hayas visto. Su cabello es castaño y sedoso. Su piel se ve tan radiante y tan
increíblemente suave. Podrías estar en lo más alto del mundo si pudieses
levantarte a esta mujer.

Sientes
el miedo profundo en tus entrañas.

Sabes que
aunque pusieses tus bolas en marcha y fueses por ella, no sabrías qué decir. Te
sientes tan nervioso y torpe que te rechazarías a ti mismo si fueses ella. Así
que evitas hasta acercarte a ella en primer lugar.

¿Te suena
familiar esta situación? Si es así, sigue leyendo.

Lo
primero que tienes que darte cuenta es que todos los tipos sienten
ansiedad respecto a acercarse a las mujeres. Sé que yo la siento, por cierto.

Pero lo
que te separa a ti (y a mí) del resto de los tipos es…


Lo que haces respecto al miedo

La
mayoría de los tipos dejan que el miedo los paralice… no sólo con las chicas,
sino también con otras cosas en su vida como con sus carreras… que es la razón
por la que, desafortunadamente, la mayoría de los tipos nunca encontrarán el
éxito que desean.

Primero,
mira de dónde proviene el miedo. El problema está dentro tuyo. No es de las
mujeres.

Si
piensas en el rechazo, eso significa que estás realizando tus acercamientos con
un resultado cierto en mente (sólo estoy adivinando, pero pienso que si eres
como la mayoría de los tipos, tu objetivo es hacer que las mujeres se sientan
atraídas hacia ti para que te puedas acostar con ellas).

En lugar
de eso, Intenta esto… acércate a ellas sin tener expectativa alguna. Sin
objetivos.

Déjame
contarte acerca de un problema que solía tener. Tengo inclinación a ser
introvertido, como trato en mi libro,  "Cómo convertirte en un hombre
conquistador".

Entonces,
para superar mi timidez, me forzaba a charlar con todos, no importa quiénes
fuesen… mujeres calientes, chicas feas, mujeres gordas, viejos, hombres,
niños, gente que paseaba perros, etc.

Hablaba
sobre temas neutrales con ellos, nada que ver con levantarse mujeres.

El
resultado neto de todo eso fue que me hice realmente bueno en acercarme a la
gente.

Después
de eso, sin embargo, cometí un error. Me dije a mí mismo, "Como soy tan bueno en
acercarme a la gente y me he convertido en una persona extrovertida, ¿por qué
estoy aquí desperdiciando mi tiempo hablando con gente que no son mujeres
candentes?"

Entonces,
limité la gente con la que hablaba… y mi ansiedad por hablar con mujeres al
azar se apoderó de mí una vez más. Era como si nunca hubiese tenido toda esa
práctica charlando con extraños en primer lugar.

En ese
punto, me di cuenta de que era porque me sentía dependiente del resultado.
Debido a que tenía pensamientos en mi mente como "Voy a intentar acostarme con
esta chica" … antes de siquiera haber abierto la boca para decir "hola"…
entonces fallaba y me estrellaba. Apestaba.

Esto es
algo que quiero que intentes. Cada vez que salgas, habla con tres personas, pero
sólo para practicar. No lo hagas de verdad.

Como es
sólo para practicar, no te limites a hablar sólo de mujeres candentes. En
general, he notado que los mayores (tanto hombres como mujeres) y las mujeres
gordas entran más fácilmente en una conversación.

Si ayuda,
establece un límite de tiempo para practicar tus interacciones, como que
hablarás con la persona durante 30 segundos y luego dejarás la conversación.

(Di
algo como, "Bueno, estoy en camino a encontrarme con un amigo. Fue lindo
conversar contigo". Y luego te alejas caminando sin darle mucha importancia).

Una vez
que hayas realizado tus prácticas y sientas que hayas entrado en calor, entonces
puedes charlar amistosamente de trivialidades con mujeres atractivas.

Te repito,
sin embargo, hazlo sin tener ningún tipo de resultado relacionado con el sexo en
mente. Por ejemplo, si una mujer te sobrepasa en un corredor, simplemente dile,
"Eh, necesito una rápida opinión femenina sobre algo". (Luego pregúntale acerca
de algo sobre lo que realmente quieras una opinión femenina).

Recuerda,
sin embargo: no tengas un resultado en la cabeza. Entonces, no importa si la
mujer te responde de mal modo.

De hecho,
cuando llegas a un punto en que has conversado con montones de mujeres, te darás
cuenta de que finalmente las respuestas groseras de su parte no significan nada.

Tendrás una actitud de  "ja, qué original… Toneladas de mujeres me han hecho
exactamente el mismo comentario grosero ”inteligente”".

Me han
rechazado horrorosamente, una y otra vez. Una mujer me gritó "¡Vete!" antes de
que siquiera pudiera decir mi oración inicial.

Otra vez
pensé que fue divertido cuando me acerqué a un grupo de dos chicas, sólo para
practicar, y apenas después de que dije "hola", ambas me dieron la espalada al
unísono, como si fueran bailarinas sincronizadas.

Ahora,
simplemente me acuerdo de todo eso y me río.

Mi punto
es que cuanto más te acerques, más lograrás un nivel en el que notarás que la
mayoría de la gente reacciona de las mismas predecibles maneras. Te aburrirá en
vez de causarte ansiedad.

Piensa en
ello como en tratar de construir una casa. Pones un ladrillo por vez, y luego le
pones cemento. Ladrillo, cemento. Ladrillo, cemento. Llevará mucho tiempo, pero
finalmente, habrás levantado las paredes (lo que significa que terminaste la
parte difícil).

Para
ponernos un poco más psicológicos, realmente no existe algo tal como  "estar
nervioso". No te "pones nervioso", como si fuese algún tipo de virus de la gripe
que invade tu cuerpo.

Todos los
sentimientos de nerviosismo vienen de adentro. Tienes una serie cierta de
procesos de pensamiento que atraviesas.

Te dices cosas a ti mismo. (Cuando
piensas cosas como "Me rechazaría a mí mismo", ¡te preparan para el fracaso!) Te
imaginas a las mujeres rechazándote. Sientes el cuerpo tenso. Y así
sucesivamente.

Entonces
lo que puedes hacer para romper con esto es identificarlo por lo que es.

Nota tus
pensamientos negativos y cámbialos. En vez de pensar "Oh, Dios, esta mujer va a
actuar groseramente conmigo porque soy tan torpe con mis palabras"… piensa "Es
asombroso que estoy haciendo este acercamiento, porque si esta chica me rechaza,
significa que me la saqué del camino y estaré un paso más cerca de encontrar a
la mujer de mis sueños".

Nota
dónde sientes tensión en el cuerpo, y luego deja que tus músculos se relajen en
esas áreas. En cuanto a mí, yo siento tensión en la mandíbula y cara cuando
estoy nervioso. Entonces cuando relajo la mandíbula y músculos faciales, alivia
mucho mi tensión.


Lo resumiré para ti concluyendo con este consejo:

1) Sé
social por el mero hecho de ser social. Nada más.

2)
Recuerda que la única manera de sobreponerte a tu miedo es hacer lo que temes.
Cuanto más lo hagas, más fácil se pondrá, porque tu actitud acerca de las
experiencias se convertirán en "Ya pasé por eso, ya lo hice, no es gran cosa".

3)
Reconoce tus malos pensamientos y fuérzate a reemplazarlos por buenos
pensamientos.

4) Alivia
la tensión física que tienes en el cuerpo cuando te sientas nervioso.

Por John
Alexander. autor de "Cómo convertirte en un macho
alfa
", una guía de seducción exitosa para hombres. Aprende la manera
sencilla de Cómo acercarte a una mujer yendo a
http://bit.ly/seduccion-mujeres

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]