Home > Dinero > Empleo

Entrevistas de empleo, CV y tests

Tenga éxito en las negociaciones salariales

¿Está pensando que su salario necesita un ajuste? Entonces tiene por delante la tarea de convencer a su empleador. Al respecto, enplenitud tiene algunas estrategias para ofrecerle

El error de muchas personas, a la hora de discutir temas salariales con sus jefes, es llegar a la reunión sin una estrategia. La mayoría cree que podrá manejar las cosas sobre la marcha de los acontecimientos.  

Pero recuerde que, tal vez, su empleador mantenga reuniones como esta a diario, y probablemente sepa cómo hacer para terminar con sus ilusiones de un sueldo digno. 

No obstante, existen estrategias establecidas para las negociaciones salariales, y si usted las sigue, conseguirá la remuneración que se merece sin salir lastimado en el proceso. 

No arriesgue números 

La primera persona en hablar establece el rango. Si arriesga una cifra primero, el entrevistador le señalará que le parece apropiado o, por el contrario, que se ha ido demasiado alto en sus pretensiones. Y, probablemente, usted nunca sepa si pidió menos de lo que el empleador estaba pensando en primera instancia.  

Lo opuesto es cierto, también. Por lo tanto, el entrevistador siempre le sugerirá que arriesgue un rango salarial primero. Y, por su puesto, nunca trate de remediar esta situación mencionando una cifra irrazonablemente alta, porque, justamente, sonará irrazonable. 

Su primera línea de defensa será aludir que le gustaría hablar del salario una vez que tuviera una oferta. Si el entrevistador es bueno, perseverará. Entonces, intente preguntándole cuánto pagaría por el trabajo. Cualquiera sea el número que de, usted puede decir: “Ése será un buen punto de comienzo”. (Usted pedirá más posteriormente). 

En otro sentido, puede ser que la mejor manera de llagar a un acuerdo sea, extrañamente, sin hablar del salario. Para ello, usted puede destacar que las oportunidades de contribuir con la compañía, para usted, son más importantes que el salario. Esta táctica lo pondrá a usted en el lugar del jugador de equipo, y le dará la posibilidad de llevar la entrevista por un camino paralelo al salario.    

Si todo esto falla, y su jefe sigue insistiendo con un número, piense en cantidad. Diga: “El paquete salarial que yo ganaba en la otra empresa era...”. Asegúrese de incluir los beneficios.  

Su entrevistador no tendrá idea de qué porcentaje del número usted asignó al salario, y qué porcentaje a los beneficios que incluyó. Así, usted apaciguará a su entrevistador, a la vez que mantiene en reserva la información importante. 

Tenga coraje: su actual empleador debería pagarle por lo que usted vale ahora, no por lo que le pagaban en su compañía anterior. No se sienta culpable por negar la cifra, después de todo, los empresarios suelen valorar a los buenos negociadores. Incluso, puede que terminen asombrados por si capacidad negociadora, y entendiendo que, de la misma manera, defenderá los intereses de la compañía. 

No negocie hasta tener una oferta por escrito 

Esta es la razón (y usted debería recordar esto para cuando los papeles se inviertan): digamos que el manager de contratación sabe que le dará un salario y unos beneficios. Si usted no recibe una oferta completa por escrito antes de comenzar a negociar, le estaría permitiendo al manager ofrecerle, por ejemplo, un buen salario básico con un mal bonus.  

Cuando usted se quiera acordar, le habrán quitado el tema de la mesa, incluso antes de traérselo. El manager golpeará la puerta de la oficina de su jefe y dirá: “Le ahorré a la compañía u$s X al mes”. Por esta razón, usted debe esperar hasta tener la oferta completa por escrito frente a sus ojos, antes de comenzar a trabajar en las negociaciones.    

Una vez que obtenga la oferta por escrito, pida una noche para consultar el asunto con la almohada y vuelva con una contra propuesta. Tal vez usted odie las confrontaciones, y puede que la negociación no es su punto más fuerte pero, si lo intenta, casi siempre recibirá una mejor paga y, definitivamente, mejorará cada vez que lo intente. 

Investigue y planifique su ofensiva 

Para saber con qué oferta volver a la carga, usted necesita conocer los rangos de pago propios de su actividad laboral. Podrá revisar los rangos salariales en páginas de Internet y en publicaciones especiales.  

Hable con amigos que tengan trabajos similares o con reclutadores vecinos que trabajen dentro del mismo campo laboral. Encuentre el máximo del rango salarial y señálelo como requerimiento. Muéstrele al manager de recursos humanos su investigación y recuérdele que usted merece estar en el techo del rango.     

Si tiene la suerte de recibir un salario que está en el techo del rango para su actividad, entonces usted deberá exagerar ligeramente las obligaciones pertinentes a su trabajo, y pedir una pequeña suba en la remuneración.  

Si usted es un director de comercialización con grandes habilidades en la escritura técnica, por ejemplo, puede pedir un alza en su paga, debido a que, gracias a sus capacidades en la escritura técnica, la empresa ahorra en delegar el trabajo de escritura a terceros. Usted mismo será capaz de manejar estas tareas. 

Conozca sus necesidades 

Cada persona tiene necesidades que van más allá del dinero. Puede escuchar el consejo de sus amigos, pero en el fondo, usted es quien va a trabajar todos los días y quien va a decidir si se siente a gusto o no.  

Ninguna encuesta salarial puede hacerlo por usted. Algunas personas cambiarían todo su dinero por tener más tiempo para estar con sus hijos. Otros, lo cambiarían por tener la oportunidad de trabajar con estrellas de cine. Usted necesita saber para qué trabajará, y debe ser honesto consigo mismo. No regale dinero sólo porque odia las negociaciones.  

La combinación de un buen conocimiento propio y buenas habilidades para la negociación lo llevará a encontrar el trabajo apropiado para usted y el salario que desea.

¿Buscas empleo? Entonces, estos libros GRATIS son para ti. Descárgalos ahora haciendo clic en el nombre del libro:

Cómo prepararse para buscar empleo
Consejos para una entrevista laboral exitosa
Cómo hacer frente a la desocupación

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

NEGOCIA CONTIGO MISMO

Por PLATAGAVIOTA


bolsa de emple en radio

Por NOCHEENIGMATICA


Mas notas del autor:

La Redacción

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Una ecografia con mucho publico

¿Por que hay tanta gente que viene a ver esta ecografia...?

El tejido entretiene... y economiza

El tejido entretiene... y economiza

Existen pocas actividades que combinen tan bien lo práctico con la distracción como esas que nuestras abuelas, en forma escueta, llamaban “labores”: el tejido y la costura

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: