Home > Dinero > Retiro y jubilación

La vida después de la jubilación

Envejecer no es jubilarse de la vida

“El reto actual de dar más años a la vida ha dejado paso a otro no menos importante: llenar de vida esos años” (Loles Diaz Aledo)

Los avances científicos y tecnológicos del último siglo han generando una transformación  social : ampliar la expectativa de vida de los seres humanos.

Los descubrimientos médicos han permitido acercar soluciones ante  muchas enfermedades endémicas, ha logrado disminuir la mortalidad infantil y generado diversos tratamientos e indicaciones sanitarias.

 La aparición de recursos técnicos-mecánicos ha influido en la vida cotidiana de la población brindando recursos y artefactos –hoy indispensables- para favorecer mayor eficiencia en las tareas diarias, mejor confort y bienestar logrando iguales resultados en menos tiempo. 

El profesionalismo de la mujer, la independencia económica y del ámbito doméstico, el involucramiento del hombre en las tareas hogareñas y en el  cuidado de los hijos, así como el impacto de los medios de comunicación e información en la vida diaria -acortando distancias y permitiéndole a las personas vivenciar, al instante, lo que ocurre en otros puntos del planeta , han generado una transformación cultural y social  a la cual necesariamente debemos adaptarnos día a día.

  Ninguna persona –no importa la edad- es indiferente a esta revolución cultural. Sin embargo podemos decir que las nuevas generaciones- que ya nacieron en esta sociedad mediatizada y postmoderna- les resulta más sencillo adaptarse a las nuevas propuestas.

¿Qué ocurre con los Adultos Mayores?

Han nacido en las primeras décadas del siglo XX y han tenido que aprender y desaprender muchas de las costumbres adquiridas en su infancia para poder adaptarse a estos cambios tan vertiginosos. En este transcurrir llegan a esta etapa de su vida donde , atravesados por presiones sociales, económicas y culturales, parecieran no encontrar un espacio propio, incrementando los efectos vivenciados por el natural paso del tiempo.

Poniendo en claro algunos temas:

 Llamamos “ciclo de vida” a las diferentes etapas por las que atraviesan las personas desde su nacimiento hasta la muerte.

Cada etapa tiene características que le son propias  y que requieren de una gran cantidad de estrategias, habilidades y competencias para superarlas y adaptarse a los estímulos del contexto.

Pensemos en  la crisis de la infancia: aprender a ser autónomos, a caminar, a comunicarse, a aprender el código lingüístico de su cultura, etc.

Qué decir de la crisis adolescente : quienes en busca de su propia identidad ,deben romper con los modelos familiares y emprenden una serie de duelos para elaborar tantas pérdidas de la infancia .Al mismo tiempo ganan fuerzas para seguir construyendo su mundo y prepararse para el de los adultos.

También nos encontramos con la crisis de la edad media : etapa de  logros profesionales, de una relativa solvencia económica, de la conformación de una familia y el crecimiento de los hijos. Aquí se suceden momentos de satisfacción por los logros alcanzados y el duelo por los no cumplidos, por las conocidas “asignaturas pendientes”.

Llegamos entonces a la crisis de la vejez donde también deben elaborarse ciertas pérdidas y reorganizar las actividades y vínculos existentes como así también ser capaces de generar nuevas relaciones.

 La pregunta que nos hacemos es: ¿cómo se transita este proceso de envejecimiento?. ¿Como un hecho temible y dramático o como una etapa  más de la vida, con proyectos a futuro, basados en la larga experiencia, paciencia y sabiduría de los años vividos.?

Sabemos que cada persona vivencia su propio envejecimiento de acuerdo a su historia personal, al contexto en el que vive, a la educación recibida, a las pautas culturales acerca de la vejez y a la concepción que de “viejo”han sostenido durante la juventud. Pero también dependerá de sus cualidades personales, su capacidad de adaptación a los cambios, a su estilo de vida y a su mirada hacia el futuro .

El proceso de envejecer

Pensemos que “ envejecer” es un proceso que se inicia  desde que nacemos.

Este proceso integra aspectos físicos, psicológicos, sociales y culturales que se influyen mutuamente y condicionan las conductas, las competencias y el desarrollo en general.

En cuanto a los factores biológicos, podemos pensar en un gradual desgaste físico-orgánico que –en la vejez-no necesariamente debe entenderse como impedimentos para continuar activos.

Los factores psicológicos influyen en el autoconcepto en cuanto persona  activa, protagonista de una historia personal  atravesada por afectos, sentimientos ,deseos y placeres que condicionan la relación con los otros y con su propia autoestima. En la vejez no necesariamente desaparecen ni conducen a una desvalorización, inseguridad o depresiones ante las miradas prejuiciosas del imaginario social .

Los factores sociales y culturales específicamente occidentales en constante cambio han transformado el concepto de vejez, el rol del hombre y la mujer mayores , creando nuevos términos como “ tercera edad”,” gerontes”- entre otros.

En estos últimos años ,la cultura  postmoderna y mediática, la del consumismo, la virtual  ha valorizado” la eterna juventud” en desmedro de otros valores como el juicio, la experiencia, la sabiduría, la serenidad...  En la vejez, esta mutación ,no necesariamente debe entenderse  como obstáculos insalvables para los adultos mayores de hoy.

Ideas para acompañar al “no necesariamente”:

 En los grupos de Re- encontrándo- nos ,no hemos encontrado para beber, el agua de la “fuente de la juventud”  pero sí algunas “ ideas” factibles de llevarlas a cabo:

Comprender, aceptar y adaptarse a las nuevas situaciones mostrando la mayor apertura a los cambios.

Aceptar las nuevas situaciones con una actitud positiva mostrando interés y capacidad crítica.

Mantenerse saludable, alimentarse correctamente, participar en grupos sociales , comunicarse con otros y  realizar ejercicios físicos : “caminar” no tiene contraindicaciones, es voluntario y fundamentalmente ¡ gratis!

Estar ocupados, mantenerse activos y “romper con las rutinas “

Superar los “prejuicios” que la sociedad sostiene para con los adultos mayores , participando de experiencias culturales-sociales donde en compañía con otros, realizamos actividades que desarrollan nuestras capacidades cognitivas, jerarquiza nuestra autoestima, nos invita a “ ser” y “pensarnos” de otra manera, a ser creativos,  a recordar y resignificar nuestra propia historia.

Nadie se jubila de la vida, cada uno vive la vejez que quiere vivir.

 

 

 

 

Patricia Klin

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

claro que no ademas la vejez mas bien comienza cuando perdemos la capacidad de seguir aprendiendo....

Por VIDAYLIN


vejez

Por TROMBON


amiga, seguimos jovenes

Por MAUKAP


enplenitud.com - Autor Patricia Klin
Mas notas del autor:

Patricia Klin

Dando vida a los años

Dando vida a los años

Cuando se tiene mucho tiempo libre, se piensa mucho en lo negativo, en lo que no fue, en lo que hubiera sido. Pero existen otras opciones...

Había una vez...... Un grupo de adultos mayores

Había una vez...... Un grupo de adultos mayores

¿Es lo mismo decir “anciano” que “viejo”? ¿Qué posibilidades reales tienen los “adultos mayores”- hombres y mujeres- para continuar mejorando cada día su calidad de vida?...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: