Terapias Complementarias y Hepatitis Víricas

¿ Con qué otras alternativas contamos para facilitar la evolución de una de las virosis más frecuentes en nuestro medio?
  
  

 

Cuando
una persona padece de un cuadro de hepatitis viral , en cualquiera de sus
variedades , conoce sobradamente
que debe someterse a controles periódicos de laboratorio para hacer un
seguimiento de la evolución de la enfermedad.

Amén
de estas imprescindibles comprobaciones , todos sin excepción deben atenerse a
un período de reposo más o menos largo y a una dieta estricta , en la cual se
dejarán de lado todos los productos grasos , las bebidas alcohólicas y las carnes que no sean magras , entre muchos otros detalles.

A
la hora de consultar acerca de un tratamiento específico para estos cuadros
virales , los profesionales especializados en el tema nos dirán que a excepción
de una sustancia llamada Interferón A (alfa) recomendable en particular en las
hepatitis B y a menudo en las
hepatitis C , (medicamento que sólo se mostró
eficaz en el 30 % de los pacientes tratados) , no hay mucho más para hacer .

A
pesar de lo contundente de los hechos , existe una alternativa brindada por la
Homeopatía y también por la Fito -Medicina , ya que ambas , a su manera ,
recurren al uso de ciertas plantas para acelerar el proceso de recuperación hepático
y paralelamente , mejorar el estado general del enfermo elevando sus defensas
inmunológicas.

Sólo
a título informativo , menciono algunos de los múltiples productos que se
utilizan por separado o en combinaciones adecuadas : Celidonia , Boldoa
fragans (Boldo) ,Cardo mariano , Diente de León , Agracejo , Agrimonia , Retama
, Ruibarbo , etc.
, en proporciones que sólo el especialista en el tema
puede manejar

La
Homeopatía , por su parte , utiliza con éxito :
Taraxacum , Lycopodium, Carduus mariano,
Chelidonium M. , etc. ,
adaptando
la elección a los síntomas y signos particulares de cada paciente , y a la
similitud entre éstos y los que produciría un remedio en un individuo sano (
Ley de Similitud )

Una
planta oriunda de China , el Wu-wei-zi o
Hierba de los 5 sabores , de uso milenario , hace su entrada en el mundo
de las Terapias Naturales contemporáneas , ya que según recientes
investigaciones apadrinadas por el Ministerio de Salud de ese país oriental , demostró poseer una notable capacidad para regenerar el tejido hepático
dañado y fue capaz de hacer descender rápidamente
los valor en sangre de la SGPT , que es una enzima marcadora del daño sufrido
por las células del hígado .