Por unas fiestas sin asma

dejardefumarbanner1_336x280
Las personas con asma, especialmente los niños, tiene que tener cuidados especiales en la época de las fiestas, pues regalos u objetos usuales pueden esconder un gran peligro bajo su atractiva apariencia.
  
  

Esta
es la advertencia que acaba de ser formulada por la Red
de Asma y Alergia-Madres de Asmáticos (AAN-MA)
de los Estados
Unidos.

Esta organización afirma que ataques asmáticos severos pueden ser
desencadenados, aún en quienes tienen un trastorno leve o moderado, por
elementos festivos comunes como arbolitos de Navidad, las tortas de la abuela,
latkes de papa, jabones aromáticos, perfumes y mascotas. También hay que tener
en cuenta a los irritantes ambientales como el humo de cigarrillo y, en climas
fríos, el aire fresco y seco.

Todos
estos “disparadores”, frecuentes en la temporada festiva, pueden hacer que
los síntomas del asma progresen con rapidez y sin aviso previo, haciendo
necesario un tratamiento de urgencia o, incluso, una internación.

Los
Doce Disparadores Navideños son:


     –  El
arbolito y las guirnaldas (vegetales) de Navidad

Ositos y otros muñecos con relleno

Perritos y gatitos

Almohadas y cojines de plumas

Jabones y velas aromáticas

Perfume

Flores secas y
eucalipto

Plantas y flores

Humo de leña

Humo de cigarrillo

Comidas festivas (como las que contienen maní y otras frutas secas, y
productos lácteos)

Joyas y bijouterie que contenga níquel.

Más
información en el sitio Web de la organización:

www.aanma.org