Lumbalgia, ciática y hernia de disco: cómo se producen

Si repasamos lo leído hasta ahora, tendremos una idea aproximada de los participantes del dolor de espalda o de columna, lo que nos falta ahora es juntarlos en esa dramática sociedad dolorosa, una verdadera asociación ilícita, perseguida por traumatólogos y neurocirujanos.

Cuando el disco se degenera y pierde elasticidad, se transforma en un elemento contundente, capaz de desgarrar el ligamento que lo mantiene en su sitio y salirse de su lugar, apretando a las estructuras vecinas, entre las cuales, la mas importante es la raíz nerviosa. Esto es una hernia discal.

Este evento sucede, en general en una columna expuesta al proceso degenerativo mencionado, en las vértebras mas bajas y durante un esfuerzo desmesurado o un mal movimiento, que " exprime "el disco y que comprime la raíz, provocando un dolor conocido como lumbociatalgia y popularizado como ciática, con ese afán de la gente de simplificar los términos médicos difíciles de pronunciar y que a nosotros nos llevó tanto tiempo aprender.

El paciente con ciática se queja de dolor en uno o ambos miembros inferiores, y que corre desde la cintura hasta el pié, pasando por el glúteo y la parte posterior del muslo y la pantorrilla, o queda detenido en alguna de las zonas mencionadas, como si un perro estuviera mordiendo y no soltara su presa, segun relato de las víctimas.

La lumbalgia o lumbago, en cambio, es el dolor de cintura, que no se desplaza y que ocurre por la irritación que provoca el raspado entre sí de las carillas articulares, se incrementa con la actividad física y disminuye con el reposo, aunque tambien puede ser la primera etapa de dolor antes de transformarse en una ciática por hernia discal.

COMO COMBATIR EL LUMBAGO Y LA CIÁTICA.

En primer lugar, no preocuparse demasiado y tranquilizarse, ya es sabido que las preocupaciones incrementan el dolor.

Es real que nadie se ha muerto ni ha quedado paralítico por esta contingencia, ya que no es una enfermedad mortal ni afecta la médula, que, como vimos termina antes de las vértebras lumbares bajas.

También es real que el dolor cronificado de columna se transforma en una molestia muy difícil de sobrellevar, que afecta nuestra vida laboral, social, deportiva y familiar.

El primer paso, como dijimos, es no desesperar, aunque el dolor sea intenso y buscar los beneficios del reposo, evitar automedicarse, siguiendo los consejos de amigos bienintencionados.

El segundo paso es consultar con un profesional médico, que sugerirá, a su vez consultar con un traumatólogo o un neurocirujano, ya que las dos especialidades pueden resolver el problema.

Una vez efectuada la consulta, el galeno querrá saber como está la columna, para lo que nos indicará un estudio radiográfico, una tomografía computada y, mas probablemente una resonancia magnética nuclear, estudio por excelencia para detectar las hernias discales.

En este punto, seguramente, los estudios informarán procesos degenerativos discales, hernia discal, hipertorfia facetaria –traducción: carillas articulares con hipertrofia ósea por el mecanismo de raspado que comentamos, Canal estrecho lumbar: traducción: las hipertrofias disminuyen el canal raquídeo y aprietan la cola de caballo.

Se puede hallar cada patología en forma aislada o todas juntas en una misma persona, depende del factor suerte.

No desesperemos, todo tiene solución, con un poco de paciencia.