Los problemas más comunes de los pies

Una guía para saber cuáles son y cómo se tratan los problemas que con mayor frecuencia atacan nuestros pies.
  
  


Juanetes

Si
es que tiene unos juanetes, usted ya sabe cuan dolorosos pueden ser estos
aumentos en el tamaño de las articulaciones en los dedos gordos de los pies.

La
piel sobre esta articulación se pone hinchada y muchas veces se pone bastante
dolorosa al toque. Los juanetes pueden ser heredados como una característica de
familia y se desarrollan sin una causa reconocida o puede ser causados por
zapatos que están muy ajustados.


Una parte muy importante del tratamiento es usar zapatos que se adapten con los
pies de horma amplia y que no producen áreas de presión. Esto muchas veces
alivia el dolor.

En algunos casos severos, después de muchos años, los juanetes
pueden ser incapacitantes. Existen varios tipos de cirugía que pueden aliviar el
dolor y mejorar el aspecto de los pies. Generalmente, esta cirugía es
principalmente realizada para aliviar el dolor y corregir deformidades de los
dedos.


Dolor del Talón del Pie

El
dolor en los talones de los pies es algo sumamente común. Muchas veces empieza
sin una lastimadura y se siente debajo del talón, generalmente cuando uno está
parado o está caminando.


Una inflamación del tejido que conecta la planta del pie (plantar facia) y el
hueso del talón es la causa más común de este dolor. Muchas veces está asociado
con una protuberancia del hueso (espuela o espolón del talón), que se puede ver
en estudios realizados con Rayos X.


Muchos casos se mejorarán espontáneamente. Las medicaciones para reducir la
hinchazón de los tejidos suaves de su pie y esas plantillas de espuma de goma
para los zapatos pueden ayudar bastante en el alivio del dolor.

Si es que el
dolor continua, se pueden recetar inyecciones de esteroides o se puede aplicar
un yeso para caminar. Solamente en los casos más molestos y prolongados se
recomienda la cirugía.


Neuroma de Morton

El
Neuroma de Morton es causado cuando un nervio es apretado. Este compressión
usualmente se presenta como dolor entre el tercer y el cuarto dedo del pie. Unos
zapatos muy pequeños pueden apretar juntos a los huesos.

El nervio responde
formando un neuroma, que es una formación de tejido extra en el nervio. Estos
neuromas producen dolor que puede extenderse dentro de los dedos del pie.

El
tratamiento usualmente involucra el uso de zapatos más anchos y tomar
medicaciones oralmente para disminuir la hinchazón alrededor del nervio. Una
almohadilla debajo de la planta del pie para separar los huesos es muchas veces
beneficiosa.

Su médico también puede inyectar corticoide alrededor del nervio.
Si la dificultad continua, entonces es posible que se recomiende un
procedimiento quirúrgico puede ser recomendado.


Los Callos del Pie


Los callos son causados por la presión ejercida en la piel de sus pies. Estos
pueden ocurrir cuando los huesos del pie están apretados contra el zapato o
cuando dos huesos están apretados juntos.


Los lugares más comunes donde se encuentran los callos son el dedo gordo y el
quinto dedo. Los callos debajo de los extremos de los huesos del pie
(metatarsianos) son bastante comunes. Los callos suaves pueden ocurrir en medio
de los dedos del pie.

El
tratamiento involucra aliviando la presión en la piel, usualmente modificando al
zapato. Unas almohadillas para aliviar las presiones de los huesos pueden
ayudar, pero tienen que ser situadas cuidadosamente. En algunas ocasiones, la
cirugía es necesaria para eliminar una protuberancia del hueso que está causando
un callo.


Dedos en Martillo


Los dedos del pie en martillo son uno de los varios tipos de deformidades de los
dedos del pie. Los dedos en martillo están doblados permanentemente en la
articulación del dedo medio.

La deformidad resultante puede ser agravada por
zapatos que son muy estrechos y generalmente resulta en dolores sobre las áreas
protuberantes encima y en las extremidades de los dedos del pie. Es posible que
se desarrolle un callo duro sobre estas protuberancias.

El
tratamiento usualmente involucra un zapato para acomodar mejor a su pie
deformado. Insertos o almohadillas para zapatos también pueden ayudar. Si usted
persiste con problemas en sus pies un tratamiento quirúrgico será necesario para
corregir las deformidades de los pies eliminando las áreas protuberantes.


Verrugas Plantares


Las verrugas plantares ocurren en la planta del pie y se parecen a los callos.
Éstas son parecidas a las verrugas en otras partes del cuerpo, pero éstas crecen
hacia adentro. La verruga no puede crecer hacia afuera debido al peso que se ha
puesto cuando uno está parado.

Usted puede sufrir dolores severos cuando se pone
a caminar, si tiene una o más de estas verrugas plantares. Las verrugas
plantares son extremadamente difícil de tratar, pero se ha logrado éxito con
varias aplicaciones de ácido salicílico (disponible sin receta) para ablandar el
callo circundante y exponer al virus.

Otros tratamientos incluyen inyectando
medicinas en las verrugas, congelándolas con nitrógeno líquido, y en raras
ocasiones, con el uso de cirugía.

Su
ortopedista es un doctor que cuenta con un extensivo entrenamiento en el
diagnóstico y los tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos para el sistema
musculoesquelético, que incluye los huesos, articulaciones, ligamentos,
tendones, músculos y nervios.

Fuente: American Academy of Orthopaedic Surgeons