Los colores y el estado de ánimo

¿Sabía que los colores transmiten estados de ánimo? A continuación, una guía para saber elegir el color más adecuado para cada cuarto
  
  


Los científicos, los médicos y los profesionales de la salud
mental han venido estudiando la
correlación entre el color y el estado anímico durante años. Actualmente,
muchos de ellos creen que los colores no sólo pueden provocar distintas
reacciones emocionales, sino también mejorar el humor y el bienestar interior.

Incluso, recientes
estudios sugieren que más que ver el color, las personas lo experimentan. Por
eso, los especialistas ahora son más propensos a creer que cada persona "siente"
el color con el corazón, y no con la cabeza.

Los colores se pueden
dividir en tres tipos básicos: activos, pasivos y neutros. Si recuerda y
conoce bien los fundamentos de estas tres acciones, podrá pintar y decorar su
casa de la manera que más se ajuste a los climas que intenta lograr.


Colores activos

Los
colores activos son
colores cálidos, e incluyen al amarillo, el naranja y el rojo. Estos
colores inspiran sensaciones positivas y dan mayor confianza y extroversión. 


Los colores cálidos pueden también inspirar actitudes de conversación y
sociabilidad. El rojo, por ejemplo, “calienta” un cuarto como ninguna otra
tonalidad. 

Los amarillos intensos y los colores dorados destilan creatividad y
ganas de trabajar, por lo que son ideales para las salas de oficina, las cocinas
y las áreas de estudio.

Colores pasivos

Los colores más fríos,
brindan sensación de paz y frescura. Los dormitorios, las áreas privadas y los
cuartos de baño, son muy buenos lugares para decorar con azules, verdes y
púrpuras.


Colores neutros

Los colores neutros, son
como "colores descoloridos". Los beiges, los grises, y los blancos, no activan
ni enfrían nada, pero, en su lugar, trabajan en conjunto con los demás colores,
para unir cuartos y proporcionar la transición entre las diferente tonalidades.


Pintura para las paredes

Repintando las paredes,
podría cambiar muy fácilmente el look o
sensación de un cuarto. Mezclar o
combinar colores dentro de un mismo esquema de tonalidades, es una manera
excelente de balancear el color y la emoción, y dará una sensación de
bienvenida a sus huéspedes. 

A continuación, le daremos unas pautas generales
para saber cuándo la pintura de la pared debe tener una tonalidad pasiva,
activa, o neutra:

Paredes neutras

Los colores neutrales,
como el blanco, gris, el beige, y el amarillo claro, envían un mensaje de calma
y paz al cerebro. No es casualidad que los consultorios de los médicos, los cafés, los
spa y los centros de salud mental, tengan paredes con
colores neutros, cuyas propiedades pueden “des-estresar” a las personas.

Paredes brillantes y cálidas

Para recrear una
atmósfera acogedora y de calidez en un cuarto, se deben utilizar colores
brillantes y cálidos, como el amarillo fuerte, el naranja y el rojo. 

Estos
colores son muy buenas opciones para los cuartos que se ven fríos y opacos debido a
una luz solar limitada. Combinando varias tonalidades de colores cálidos, se
logrará evocar reacciones positivas y alegres.

Uno de los colores más
recomendados dentro de los activos, es el amarillo intenso. Esta tonalidad
agrega mucha vitalidad a los cuartos oscuros, por lo que incluso los terapeutas
lo usan a menudo en sus clínicas o consultorios. 

Usted puede lograr este
mismo efecto agregando colores amarillos a los cuartos que no se asocien con
momentos felices y de distensión, como las cocinas y los lavaderos. El amarillo
se puede utilizar también para aumentar la energía.

Paredes frescas

En los cuartos donde haya mucho sol, los
colores frescos pueden proporcionar calma al ambiente. Los verdes claros y los
celestes, son perfectos para los dormitorios, los cuartos de juego, y las áreas
de actividad.

Otros colores frescos, como por ejemplo el azul marino o el verde
oscuro, pueden evocar ánimos reservados e incluso tristeza. Por esta razón, los
colores frescos no se utilizan generalmente en áreas grandes.

El humor de los colores

Los siguientes colores, transmiten las siguientes
sensaciones:

Rosa: Calma, promueve el afecto.

Amarillo intenso: Fuerza, aumenta la
energía, amplía el tamaño de un cuarto.

Blanco: Purifica, unifica, da más vida a
los demás colores.

Negro: Autoridad, demuestra disciplina,
anima a la independencia.

Naranja: Fuerza, estimula el apetito y la
conversación.

Rojo: Poder

Verde:
Equilibrio, frescura

Púrpura: Confort, crea misterio

Azul: Relaja,
refresca

Consejos y trucos

Para hacer combinaciones de colores en los
cuartos, no hace falta que pinte las paredes de diferentes tonalidades: puede
probar utilizando muebles y accesorios que puedan proporcionarle un contraste
visual al color de la pared. 

Por ejemplo, quedaría muy bien una pared de
ladrillos rojizos al descubierto (ladrillos vista), con sillones cubiertos por mantas
blancas.

Los colores frescos (pasivos), hacen que un
cuarto se vea más grande de lo que en realidad es, mientras que los colores
cálidos (activos) dan la sensación de cuartos más pequeños pero más acogedores.

La cortinas
beige agregarán un toque de
distinción y clase a cualquier dormitorio o cuarto.

Y ya que estamos
hablando de lograr el hogar que siempre soñaste, ¿has pensado en el feng shui?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Feng Shui,
haciendo clic
aquí
.