El Monotributo

Al encarar un nuevo negocio, debe decidir en qué categoría previsional se va a inscribir. Si es pequeño contribuyente, le convendrá el Monotributo.

Continuando con el tema de las inscripciones impositivas, hoy trataremos el Régimen Simplificado del Pequeño Contribuyente, más conocido como MONOTRIBUTO.

A fin de brindarle al cliente un adecuado asesoramiento, es necesario conocer qué tipo de negocio/ emprendimiento va a iniciar, cuál será la facturación estimada, quiénes serán sus clientes (empresas o consumidores finales), cuál es el costo del producto y el del servicio, el precio, y el margen de utilidad.


Esta información permitirá elegir la opción que tenga la menor carga tributaria según la actividad.

Entre las opciones de inscripción en AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), un contribuyente puede optar por ser como se lo denomina comúnmente IVA (Impuesto al Valor Agregado) Responsable Inscripto o MONOTRIBUTISTA.

se trata de profesionales, bajo ciertos parámetros también podrán ser IVA Responsable No inscriptos (a los profesionales nos dedicaremos en próximas entregas).

Para muchas personas el MONOTRIBUTO les parece atractivo porque simplifica los montos por impuestos a pagar mensualmente englobando todos en uno sólo y con un monto fijo estimado, sin importar los montos reales de facturación.

Pero existen aspectos relativos a los márgenes de utilidad (pues se pierde el Crédito Fiscal del IVA contenido en las compras), la facturación, que hacen que el contribuyente pague más impuesto y pierda utilidad (tenga menos ganancia) en su negocio.

Aquí, un pequeño resumen de lo que es el “Monotributo”:

Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (Monotributo)

El pequeño Contribuyente puede optar por inscribirse en el Monotributo, cuya vigencia comenzó a partir del 14/09/98. Se trata de un régimen tributario integrado, relativo a los impuestos a las Ganancias, al Valor Agregado y al Sistema Previsional.

Los sujetos al inscribirse en el mismo, ingresarán un impuesto de cuota fija, que saldrá de una tabla establecida por categorías en base a los ingresos, superficie ocupada, energía eléctrica utilizada y precio por unidad máximo en ventas.

Las distintas categorías van desde:

0 la cual abonará $ 88.-

I la cual abonará $ 94.-

II la cual abonará $ 130.-

III la cual abonará $ 173.-

IV la cual abonará $ 249.-

V la cual abonará $ 339.-

VI la cual abonará $ 428.-

VII la cual abonará $ 519.-

Por la ley 24.977 del 2/7/98 y que se reglamentó por el Decreto (PEN) 885/98 y que se modificó por reforma tributaria Ley 25239 (B.O. 31/12/99) y cuya vigencia es a partir del 01 de abril de 2000; se establece quién es Pequeño Contribuyente: definiéndolo cuando son persona física, a quien realice un oficio o sean titulares de empresas, explotaciones.

También Sucesiones indivisas, siempre y cuando sean continuadoras (desde el fallecimiento hasta la declaratoria de herederos). En cuanto a las Sociedades, los sujetos son: civiles, de hecho, comerciales irregulares, de capital e industria, colectivas en comandita simple.

La opción al Régimen Simplificado se perfeccionará cuando el sujeto se inscriba en el Registro de Pequeños Contribuyentes, la cual se realiza a través de la AFIP mediante:

Formulario 162/f (original y copia) para personas físicas y sucesiones indivisas.

Formulario 163/j (original y copia) para sociedades.

El pago del impuesto se hará en cualquier institución bancaria habilitada hasta el día 20 de cada mes, presentando la credencial de pequeño contribuyente que les entregará la DGI / AFIP o por un duplicado de los formularios de inscripción (162/f y 163/j).

Los contribuyentes podrán renunciar a éste régimen, efectivizándose a partir del primer día del mes siguiente, y no pudiendo volver a inscribirse hasta después de 3 (tres) años calendarios.