Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Ejercicio, el mejor remedio contra la menopausia

embarazadabanner336x280
Las mujeres deben mantener un ritmo de ejercicio físico… ¿Por qué?
  
  

La
combinación entre el paso del tiempo y el sedentarismo, perjudican físicamente
más a la mujer que al hombre. A lo largo de la vida, las mujeres tienen hijos
y, encima, tienen que hacer frente a la
menopausia.

Este
proceso natural, genera la perdida de masa ósea y aumenta el riesgo de
fracturas y de mortalidad cardiovascular, crece la cantidad de tejido adiposo,
el colesterol y los trastornos psicofísicos; y en un gran porcentaje de los
casos se sufren a causa de la falta de actividad física.

El
ejercicio corporal y la educación al respecto, son factores fundamentales en
esta época de la vida. Tener conciencia de esto, desde muy temprana edad, es la
mejor forma de prevención y mejoramiento de la salud en un periodo en el que
todo problema se agranda.

Ingerir calcio y mantener un ritmo de ejercitación física adecuadas (un
profesional lo puede recomendar) dan una consistencia a la estructura ósea y al
vigor de las articulaciones. La gimnasia también favorece cualquier tratamiento
para bajar el colesterol, especialmente en las mujeres.

La
mujer a muy temprana edad pierde tejido muscular y gana adiposo, producto de sus
hábitos sedentarios de vida. Este fenómeno no se observa en la mujeres físicamente
entrenadas y tampoco se aprecian los síntomas que el gran porcentaje de las
mujeres comunes presentan y que visitan al medico periódicamente.

Muchas
de las dolencias padecidas diariamente por las mujeres tienen que ver con la
perdida de tejido muscular, con esto la pérdida de la capacidad funcional del
tejido muscular y la perdida de fuerza, resistencia, agilidad, equilibrio y
coordinación, variables que en buena condición son el reflejo de una buena
salud cardiovascular, metabólica y ósteomuscular.

El
envejecimiento no es sinónimo de enfermedad en la mujer. El envejecimiento en
la mujer, acompañado por el hipoestrogenismo (disminución en la producción de
estrógenos) y que sumados a condiciones genéticas propias e individuales,
determina distintos ritmos y grados de envejecimiento.

Por
eso muchas veces la edad cronológica no tiene una correspondencia directa con
la edad fisiológica y la edad fisiológica de la mujer, puede ser positiva y
significativamente alterada, por la practica adecuada de ejercicio físico.

La
mujer debe gastar muchas calorías diarias haciendo el ejercicio recomendado por
un profesional que le indicará que tipo de gimnasia la ayudará y cual la puede
perjudicar.