¿De qué depende la longevidad?

Desde hace 40 años se observa un fenómeno común a varias especies, incluyendo humanos e insectos: una mayor longevidad. ¿Por qué se vive más hoy en día?

Se cree que en la longevidad intervienen factores genéticos, ambientales y médicos.

DEMOGRÁFICAMENTE se observa que existen mayores posibilidades de llegar a una edad avanzada y también una marcada e inexplicable reducción de la mortalidad a edades mayores (los ancianos están viviendo más tiempo).

Japón es el país que goza de la mayor expectativa de vida del mundo y de los menores niveles de mortalidad a edades mayores.

FACTORES GENÉTICOS: han demostrado desempeñar un papel importante en las expectativas de vida de varios animales. En los humanos hay factores genéticos que parecen relacionados con los casos de longevidad excepcional (más de 100 años).

Algunos investigadores creen que el límite de la vida está genéticamente determinado, como un "reloj biológico" que hace que esa persona muera a cierta edad. El promedio es de 85 años. Según esta teoría, los progresos en el campo de la salud sólo obrarían en los menores de esta edad.

Otros investigadores opinan lo contrario; la mortalidad, según ellos, puede ser reducida en todas las edades y la expectativa puede exceder los 85 años.

Hay hipótesis que afirman que las variaciones en la mortalidad después de los 30 años de vida pueden ser atribuibles en un 50 a 75 por ciento a factores genéticos y en un 20 a 50 por ciento a factores no genéticos (por ejemplo: nivel social y económico, estado nutricional, enfermedades sufridas durante la vida, etcétera).

FACTORES AMBIENTALES: La expectativa de vida está establecida por factores ambientales como el nivel económico, la educación, la ocupación. Una persona sana en su juventud puede tener mejor educación y conseguir mejor empleo en mejores condiciones laborales.

Por otro lado, las malas condiciones y el hacinamiento predisponen a enfermedades infectocontagiosas que influyen negativamente en la salud.

El cigarrillo es uno de los factores ambientales que tiene mayor influencia en la expectativa de vida, debido al riesgo de enfermedad cardiopulmonar. Un estudio en Inglaterra encontró que los fumadores vivían 8 años menos que los no fumadores.

La dieta y la actividad física se correlacionan en forma determinante con la expectativa de vida.

El alcoholismo, factores presentes en la vida intrauterina y perinatal, también inciden.

Los factores nutricionales y la exposición a infecciones durante diferentes etapas de la vida son otros factores importantes.

FACTORES SANITARIOS: El incremento de la expectativa de vida puede atribuirse a los progresos en el campo de la Medicina de los últimos 40 años.

Avances en enfermedades frecuentes y fatales como el infarto de miocardio o las infecciones severas indudablemente influyen en la expectativa de vida de la población.

Y el desarrollo de la Gerontología enfatiza la prevención de diversos trastornos emergentes de este grupo etario influyendo en la reducción de la mortalidad.

Y si quieres saber cómo envejecer sin volverte viejo, nada mejor que nuestro curso gratis de Longevidad. Inscríbete ahora haciendo clic aquí.