¿Cuándo hay que cambiar de banco?

Y, sobre todo, ¿cómo cerrar tu cuenta en un banco más fácilmente y sin tener inconvenientes?

Una atención deficiente, las altas comisiones, la mala predisposición a solucionar los problemas y la información poco clara son algunos de los motivos por los cuales un cliente decide cancelar una cuenta e intentar una mejor experiencia con otra entidad financiera.

Pero la tarea de cambiar de banco provoca en la mayoría de los usuarios mucho desgano ya que hay que tener en cuenta muchos detalles que no pueden olvidarse ni pasarse por alto.

Los motivos por los cuales la mayoría de los clientes están descontentos con su entidad bancaria son:

1.- Comisiones elevadas: es importante estar atento en el momento de adquirir el contrato con el banco y entender muy bien cuándo se cobrarán comisiones y en qué época del año.

Es preciso preguntar esto muy bien para no tener imprevistos más adelante.

2.- Ineficacia del personal: la queja se centra en la falta de interés cuando se acude a la entidad a manifestar un problema. Los agentes ignoran cómo solucionar el problema haciendo que éste perdure en el tiempo sin poder llegar a ninguna solución.

3.- Imposibilidad de mejorar las condiciones de un préstamo o hipoteca: mientras otras entidades anuncian cierta flexibilidad en estos asuntos, con el propio banco resulta imposible negociar algunas salidas en caso de necesidad.

En este tipo de problemática, es muy difícil cambiar de banco si se tiene contratada una hipoteca o préstamo ya que en la mayoría de los contratos existe una cláusula que indica la imposibilidad de trasladar la hipoteca a otro banco.

Antes de firmar nada, es conveniente informarse muy bien sobre esta posibilidad que podría llegar a ser útil en un futuro.

Recomendaciones antes de cambiar de banco

1.- Si se desea abrir una cuenta en otro banco, se puede hacer, pero no hay que cerrar la cuenta antigua hasta haberse asegurado que todos los recibos que estaban domiciliados han sido transferidos a la nueva cuenta.

2.- Las tarjetas de débito y crédito que se tengan deben ser devueltas al cerrar la cuenta. Si ésta tiene una deuda pendiente, no podrá cerrarse.

3.- Hay entidades que cobran una comisión por cancelar la cuenta. También es importante informarse, aunque en casi todos los casos, convendrá abonar la penalización y no tener que asumir los gastos de mantenimiento de una cuenta inactiva.

4.- La mayoría de los bancos son iguales. Muchos ofrecen regalos con tal de obtener cada vez más clientes, pero el obsequio está siempre sujeto a unas condiciones que hay que poder afrontar, como una permanencia con la entidad de dos o tres años y tener un ingreso superior a determinada cantidad.

En caso de quedarse sin empleo o si los ingresos por determinado problema, disminuyen, la entidad podrá bloquear la cuenta o cobrar el importe del regalo.

Es preciso informarse muy bien y no decidir abrir una cuenta en otra entidad porque ofrece un televisor o un ordenador, ya que todo tiene su lado oscuro.

El libro digital "Fórmula de Ricos", que te enseña las 60 fórmulas que debes aplicar para iniciar tu camino hacia la riqueza. Encuéntralo ahora haciendo clic aquí