Condimentando el jardín

Las hierbas aromáticas pueden ser una excelente opción para nuestro jardín, ya que nos proporcionan belleza, aroma… y condimentos para nuestra mesa. Sepa qué debe tener en cuenta antes de comenzar.
  
  

Si ya ha plantado
árboles, flores, o arbustos en el jardín… ¿Por qué no probar con
hierbas
aromáticas
? Este tipo de hierbas, no sólo tienen un aroma muy agradable, sino
que además pueden ser utilizadas para cocinar. Además, el producir sus propias
hierbas, es una muy buena alternativa de ahorro, puesto que no necesitará
comprarlas en ningún lado.

En primer lugar, será
necesario que decida qué clase de hierba querrá plantar en su jardín. Existen
muchas clases opciones, que van desde la albahaca hasta el orégano, pasando
por perejil, las hojas de laurel, el ají, el ajo, el apio, la pimienta, el
jengibre, el rabanito picante, la pimienta roja, y el perejil, por sólo nombrar
algunas de las más de 1000 clases conocidas. Todas estas hierbas pueden ser
utilizadas para cocinar.

Otra cosa muy interesante
para tener presente, es que las hierbas son tan sencillas de cultivar como
cualquier otra planta. Algunas de ellas se denominan “anuales”, puesto que sólo
tienen vida durante doce meses. Otras, por el contrario, volverán a crecer luego
de marchitarse, completando este círculo repetidas veces, sin necesidad de ser
replantadas como las “anuales”.

Las hierbas como decoración

En el caso de que también
desee utilizarlas para decorar, debe saber que no son muchas las que sirven para
formar céspedes, puesto que cualquier planta que se cultive para esto, debería
ser capaz de soportar cortes frecuentes, así como formar una frondosa cubierta
verde, algo que caracteriza a los buenos céspedes.

En efecto, así como los
mejores tés y cafés son en realidad mezclas, los mejores céspedes de hierbas son
una combinación de varios tipos de las mismas.

Pero salvo que estén
recientemente plantadas, o muy rigurosamente cultivadas, los jardines con
hierbas suelen estar invadidos por especies de hierbas nativas de cada zona, lo
cual no les da un buen aspecto. Por consiguiente, no son las preferibles cuando
de estética se trata.

Comenzando el proceso

Sin embargo, como
señalamos, estas hierbas sí son excelentes para proveer buen aroma y ricos
condimentos. Una vez sabido esto, deberá efectuar un plan de plantación para su
jardín. En primer lugar, tendrá que decidir cuántas plantas deseará
cultivar, así como cuánto lugar podrá disponer para esto. Luego, podrá elegir
que clases de hierbas plantar.

Siempre será fundamental
que encuentre un punto que reciba mucho sol o luz, en varios momentos del día.
Para la mayoría de las hierbas, se necesitan, aproximadamente, un mínimo de
cinco horas y media de luz fuerte.

¡Atención! También existen algunos tipos de
hierbas que crecen bien sólo en la sombra, por lo que debe consultar esto con
el vendedor de las semillas, o bien en el envase de las mismas. Además, debería
controlar que la tierra sea lo suficientemente húmeda como para que las plantas
puedan hidratarse.

También puede elegir
comprar las plantas ya crecidas, en algún invernadero. Cerciórese de que
estas plantas estén en buen estado o, lo que es lo mismo, sanas y verdes.

Entonces sí, teniendo las
hierbas y el lugar estipulado, podrá comenzar a hacer los hoyos en su jardín.
Sin embargo, sería muy recomendable que primero limpie la tierra de malezas e
impurezas, y que trate de ponerle algún tipo de abono, natural o químico.

No haga los agujeros
demasiado cercanos entre sí. Cada planta necesita su propio espacio para crecer,
y en el futuro ocupará más lugar. Asegúrese de que las raíces de la planta
tengan también el suficiente espacio como para crecer sin problemas.

Agregue un poco de abono
vegetal o fertilizante en el fondo de cada agujero, antes de colocar la planta
dentro del mismo. Esto ayudará a que las plantas nuevas puedan crecer más
robustas, aprovechando al máximo los nutrientes de la tierra. Cuando tape el
agujero, hágalo suavemente y con mucho cuidado, para no dañar las raíces, ni
dejar semillas afuera.

Las hojas de las plantas
de hierbas, estarán listas para ser cosechados cuando hayan madurado
COMPLETAMENTE. Entonces sí, podrá quitar las hojas, lavarlas, y colgarlas hasta
que se sequen. Y luego, usarlas para cocinar sus recetas más exquisitas.