Cómo cultivar plantas aromáticas y medicinales

Cultivar en tu casa hierbas aromáticas y medicinales es fácil en general. Son ideales para jardineros novatos y brindan satisfacciones a quienes las saben cuidar
  
  


La mayoría de las plantas aromáticas se adaptan muy bien en macetas, pero
necesitarán más agua y nutrientes que si estuvieran plantadas en tierra.


Para comenzar, busca una ubicación con mucha luz. Esto es, que tenga al menos, 4
o 6 horas de sol al día. Si las cultivas en interiores, asegúrate de que sea un
sitio muy luminoso.


En dos macetas podrían ponerse, a razón de dos por maceta:


• Romero (Rosmarinus officinalis)


• Tomillo (Thymus vulgaris)


• Salvia (Salvia officinalis)


• Orégano (Origanum vulgare)


• Mejorana (Origanum majorana).


• Menta (Mentha piperita)


• Albahaca (Ocimum basilicum)


• Perejil (Petroselinum crispum)


• Cebollino (Allium fistulosum)


El Riego


Si el cultivo es en maceta, deberás regarlas bastante en verano. Para lograr un
buen drenaje coloca en el fondo del recipiente trozos de cerámica.


Riega en las primeras horas de la mañana o al atardecer; nunca en las horas de
más sol.


Muchas hierbas son originarias del clima Mediterráneo (Hisopo, Lavanda, Melisa,
Orégano, Salvia, Santolina, Tomillo,…) y necesitan poca agua para vivir. Otras
necesitan más humedad: Menta, Perejil, Hierbabuena,…


Factores que inciden en el riego: el clima, si están al sol, el viento, suelo
arenoso o arcilloso, la estación del año… Si la planta pierde algo de lozanía
riégala en manera abundante. Observa el comportamiento de la planta y allí
obtendrás la experiencia


Abono


 Para que no pierdan sabor y aroma, deben abonarse poco. Estas plantas prefieren
un suelo normal en nutrientes minerales a uno rico.


 Con aportar una vez al año fertilizantes en tierra, alcanza. Si usas un abono
orgánico (estiércol, turba, etc.) se aplica en invierno (1 kilo por metro
cuadrado) y si es mineral (también llamado químico), hazlo en primavera y/u
otoño.


Cultivadas en maceta y durante el desarrollo, añade por ejemplo, abono líquido
disuelto en la regadera (1 vez al mes). Cambiar los 3 ó 4 primeros centímetros
de sustrato de la maceta por tierra nueva, también es bueno. 

Siguiente: Cuidado de
las plantas aromáticas y medicinales


Aprende a cultivar tu propia huerta orgánica
.
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Huerta y jardinería orgánica
haciendo clic aquí.