Cómo enseñar a comer bien a tu hijo adolescente

La alimentación en la adolescencia es uno de los factores de mayor importancia para tener en cuenta, pensando en el desarrollo físico y mental durante una época en la que se producen muchos cambios de diferentes tipos.
I

La alimentación y la enseñanza

Existen estudios que relacionan el rendimiento escolar con el número de horas transcurridas con la comida anterior. Se ha demostrado que a mayor tiempo transcurrido entre el desayuno y las clases, menor es la capacidad de los niños y adolescentes para la memorización y la comprensión de conceptos.

Incluso en los que existe predisposición genética hay una asociación entre no desayunar y la ganancia de peso excesiva.

El gran problema hoy por hoy es el gran consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares simples (ej: papas fritas, copetín, hamburguesas compradas, mayonesas, golosinas, etc.). Lo que sucede con esta comida llamada "chatarra" es que no aportan nada al organismo más que calorías vacías, sustituyendo a los alimentos de los grupos antes mencionados .

El consumo de alimentos "chatarra" lleva a tener malos hábitos alimentarios que luego son difíciles de erradicar y pueden llegar a tener sobrepeso u obesidad por elevado valor energético.

En contraposición a este tema, los adolescentes deben tener cuidado, sobre todo las mujeres con los tipo de dietas que realizan para adelgazar, muchas de las cuales son desequilibradas y restrictivas.

La repetición de este tipo de dietas puede conducir a tener carencia de vitaminas, minerales e incluso pérdidas de masa muscular. Sobre todo si se llega a pesos que son menores a los que deberían.

Anterior

¿Tu hijo no quiere estudiar?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis
Ayúdame a entender por qué debo estudiar