Cómo elegir una casa antigua

Guía práctica con todo lo que hay tener en cuenta antes de comprar una casa vieja

Las viviendas antiguas tienen atractivos que no se pueden discutir. “Más allá de un precio que puede llegar a ser muy interesante, el aire anticuado atrae a muchas familias. Las casonas son reliquias muy codiciadas por los potenciales compradores”, sostiene el agente inmobiliario español Evelio Cruz Romano.

¿Qué hay que fijarse antes de comprar una casa antigua?

· Hay que saber distinguir entre una casa antigua y una que está en malas condiciones. “No es lo mismo aunque muchas veces se confunde.

Hay muchas casas que han sido reformadas y se encuentran habitables en un ciento por ciento. Solamente se sabrá conociéndola y si se tienen conocimientos de arquitectura y refacciones mucho mejor.

Lo que solemos recomendar quienes somos serios en este negocio es que el cliente traiga a un especialista de confianza que lo pueda ayudar a tomar decisiones y esclarecer las dudas que se tengan al respecto
”, comenta el profesional.

· Lo fundamental a tener en cuenta es la eficacia de la instalación de agua, luz y gas. “Hay que asegurarse de que funcionan y que son modernas a pesar de la antigüedad de la casa ya que si no, en caso contrario se podrá pagar mucho más en la factura de los servicios.

“Los sistemas de escape de las viviendas de siglos pasados se producían fácilmente debido a que los techos son muy altos y la eficiencia energética se pierde con facilidad
”, expresa Cruz.

· El aislamiento es otro detalle importante para valorar ya que las ventanas y puertas si no están debidamente selladas dejarán pasar el aire. Es importante que el cliente esté al tanto de las remodelaciones que tenga que hacer para no llevarse sorpresas desagradables una vez esté viviendo en la propiedad.

· La humedad es otro factor preocupante de las casas antiguas. Las filtraciones y la aparición de hongos hace que la vivienda no pueda ser habitable. Hay que asegurarse al visitar una propiedad que esta cuestión no esté enmascarada y que esté libre de este defecto.

· Una propiedad que se quiere habitar no puede tener falencias graves ya que tarde o temprano ocasionarán serios inconvenientes, sobre todo de salud. Los más pequeños son los más perjudicados por la aparición de hongos o moho en las paredes y por la falta del aislamiento adecuado.

Las fallas que no se arreglan pueden causar problemas de salud. Las más habituales se deben a la presencia de humedad u hongos, como por ejemplo:

· Asma

· Tos

· Dermatitis

· Irritaciones

Aprende todos los secretos de Oriente para atraer energía y prosperidad a tu hogar con el libro "El Feng Shui" de María José Frontera, que encontrarás haciendo clic aquí