Home > Belleza y estilo > En forma

Yoga

Yoga y estrés

Un sencillo ejercicio para combatir el estrés de todos los días.

La sencilla práctica que sigue a continuación , algo de música suave y un poco de imaginación puede ayudarnos cuando el estrés afecta nuestra vida cotidiana.

-Sentados en un lugar tranquilo nos conectamos con nosotros mismos a través de nuestra respiración. Imaginamos que al inhalar incorporamos paz y al exhalar eliminamos tensión.

A medida que vamos respirando concientemente, la respiración va volviéndose mas lenta y profunda

-Colocamos las manos en los hombros y dibujamos con los codos círculos en el aire. Tres vueltas hacia adelante y tres hacia atrás.

Imagino como se deslizan los omóplatos sobre las costillas y se acercan y alejan de la columna. Trabajo lentamente y si es posible coordinando con la respiración.

-Terminada la rotación aflojo las manos y los brazos a los costados del cuerpo. Respiro suavemente y registro las sensaciones de mi cuerpo.

-Manos en puño a los costados del tórax, a la altura del pecho, llevo los puños hacia arriba y atrás, acompaña la cabeza cayendo y arqueo suavemente la columna hacia atrás, inspirando y exhalando bajan los puños, cae la cabeza al pecho y los codos se dirigen hacia atrás y arriba. La espalda redonda , cae la cabeza al pecho.

Mantengo la cara floja, sin tensión.

Alterno el movimiento tres veces en cada posición.

Trabajo toda la columna. La musculatura de la espalda, va haciendo un masaje sobre las prolongaciones nerviosas que salen de la médula a través de los agujeros de las vértebras y la cubren como una red.

-Manos apoyadas a los costados de las caderas, lentamente inspirando estiro lado derecho, cintura, costillas, axila, brazo y mano. Mantengo la mano en alto, pero floja, cae hacia el lado contrario, manteniendo la espalda sin desviarse ni hacia delante ni hacia atrás. Repito tres veces de cada lado.

Trabajo lentamente con la atención puesta en las articulaciones que intervienen en la postura.

-Estiro las piernas y los brazos hacia arriba. Mi cuerpo en ángulo recto.

Mantengo derecha la espalda.

Roto suavemente los pies, bajo los brazos.

-Estiro nuevamente los brazos, y comienzo a bajar. Las manos quieren llegar hasta los pies, apoyo las manos sobre las piernas , cae la cabeza al pecho permanezco en la postura. Respiro suavemente, con cada exhalación la espalda se relaja un poco mas.

Observo el trabajo de mi columna , concentrada en como se acerca el cuerpo a las piernas.

-Coloco las manos sobre las piernas y comienzo a bajar la espalda lentamente, me sostengo de los abdominales y voy relajándome sobre la colchoneta, manteniendo en lo posible la cabeza cerca del pecho.

Breve relax.

Observo como está todo mi cuerpo, trabajado desde la punta de las manos hasta la punta de los dedos de los pies. Registro el estado de relajación de mi espalda , caderas, piernas y pies.

-Tendida en la colchoneta abro los brazos en cruz, flexiono las piernas y ato con un hilo imaginario los tobillos y las rodillas. Caen juntas a un lado y suavemente la cabeza hacia el lado contrario, observo.

Me relajo en la postura y respiro suavemente .Observo. La mente puesta en el cuerpo, descansa.

Igual hacia el otro lado. Repito toda la secuencia tres veces .

-Estiro las piernas bajan los brazos delizándose por el piso a la altura de las caderas, palmas hacia arriba.

Relax, relax, relax.

Registro la ausencia de tensión, guardo ese registro en mi memoria.

Es posible relajarse.

Es posible estar bien.

Es posible sentirse bien con uno mismo

Secillamente...

Es posible.

Para continuar aprendiendo, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Yoga, haciendo clic aquí.

 

María del Pilar Etchehon

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

interesante y positivo

Por MENTA Y ROMERO


positivo y complementario

Por LOMBROSO


Es posible...

Por GTRESPA


lo he experimentado...

Por GTRESPA


¿Y cómo?

Por AGUAJARDO


Mas notas del autor:

María del Pilar Etchehon

Talleres para nosotros, los mayores

Talleres para nosotros, los mayores

Ellas vienen decididas expresando en su cuerpo la historia de los años pasados. Ellos más tímidos, casi siempre luchando con su soledad. Tal vez vengan a escuchar en otras voces palabras oídas, sentir el roce de otras manos que en un primer momento tranquilizan y luego acompañan y estimulan...

Definiciones maternales

Lo que realmente quiere decir tu madre cuando dice lo que te dice…

Masajes en pareja

Masajes en pareja

¿Quieres saber cómo hacer un masaje a tu pareja? Lee esto... ¡y comienza ahora mismo!

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: