Home > Belleza y estilo > En forma

Yoga

Yoga, relajación y meditación

Pavamuktasanas: Relajación de las Piernas

Primero invierta tres minutos en tranquila meditación, tal como se explicó en la lección uno. Ahora empecemos los ejercicios de hoy, aprendiendo un poco más acerca del cuerpo y cómo relajarlo.

El cuerpo físico es semejante a una maquina, pero las malas posturas, muchas veces, sus diferentes partes gastan prematuramente (en especial las coyunturas). Además, la mayoría de los cuerpos sufren de secreciones, las cuales producen tensiones e inhibiciones musculares.

Algunas veces sentimos dolores en diferentes partes del cuerpo sin una razón aparente, pero si tenemos en cuenta que el cuerpo humano no es mas que una maquina, entonces sabremos que esa máquina necesita atención y ajustes especiales para su correcto funcionamiento.

Los siguientes ejercicios se denominan Pavanamuktasanas. Pavana se refiere a los fluidos corporales como los gases, los cuales explicaremos más adelante en una sección sobre la salud. Mukta, hace referencia a la "liberación" y asana significa "postura".

Así Pavanamuktasanas son posturas que liberan los fluidos corporales y eliminan productos de desecho que se han acumulado en ciertas partes sensitivas.

Cuando el cuerpo se libera de toda clase de tensiones puede funcionar perfectamente, tal como una máquina cuando ha sido bien aceitada.

Al practicar estos ejercicios diariamente, estamos aceitando las diferentes partes del cuerpo, y el resultado es completa relajación y por supuesto un mejoramiento de la salud.

Empecemos con la relajación de las piernas

a) Siéntese cómodamente. Estire ahora sus piernas hacia adelante. Las manos en el suelo, al lado de las caderas. Pies juntos. Empiece por contraer los dedos de los pies hacia adelante y hacia atrás sin mover los tobillos. Una contracción hacia adelante y hacia atrás es una vez. Repítalo doce veces.

b) Contraiga los tobillos hacia adelante y hacia atrás. Una contracción adelante y otra atrás es una vez. Repita el ejercicio doce veces.

c) Separe los pies unos cuarenta centímetros. Empiece a girar el pie derecho en dirección de las manecillas del reloj. Cuente hasta doce. Ahora gire el pie derecho en sentido contrario igual número de veces. Repita el ejercicio en ambos sentidos con el pie izquierdo.

d) Ahora gire ambos pies al mismo tiempo, usando el mismo proceso e igual número de veces.

e) Enlace las manos debajo del muslo derecho. Doble la pierna hasta que su rodilla toque su pecho, extiéndala luego nuevamente hacia adelante. Repítalo doce veces. Enlace ahora las manos debajo del muslo izquierdo. Siga el mismo proceso con igual número de veces.

f) Junte sus piernas. Coloque la mano derecha debajo del muslo derecho y la mano izquierda debajo del muslo izquierdo. Doble ambas piernas y lleve las rodillas al pecho. Repítalo doce veces.

g) Ahora enlace sus brazos debajo del muslo derecho. Gire la pierna, describiendo un amplio circulo. Repite el ejercicio doce veces. Haga luego lo mismo con la pierna izquierda. Gírelas primero en la dirección de las manecillas del reloj y luego en sentido contrario.

h) Junte las piernas y enlace los brazos debajo de los muslos. Gire ambas piernas simultáneamente describiendo un amplio circulo. Repita el ejercicio doce veces. Gírelas primero en la dirección de las manecillas del reloj; y luego en sentido contrario.

i) Acuéstese de espaldas. Brazos y piernas separados, las palmas de las manos mirando hacia arriba. Cierre los ojos. Respire profundamente y relájese durante cinco minutos.

Nota:
Antes de las prácticas debe darse siempre un baño de agua fría y después de los ejercicios secarse el sudor del cuerpo con una toalla. El Ayurveda recomienda no bañarse con agua fría después de practicar los ejercicios.

Para continuar aprendiendo, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Yoga, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Invitando a las mariposas a su jardín

Invitando a las mariposas a su jardín

Si tienes jardín, y amas las mariposas, debes saber que fácilmente podrías atraerlas cerca tuyo. Para esto, sólo necesitaras plantar ciertos tipos de flores y arbustos. Te contamos cuáles son.

Pequeño seductor

Dicen que hay hombres que aprendieron a seducir desde niños. ¡Y parece que es cierto!

El gato y la impresora

¿Qué ocurre cuando un gato se queda al cuidado de la impresora?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: