Yoga para dormir bien

¿Llevas días sin dormir bien? No sabes cómo conciliar el sueño? ¿O simplemente quieres descansar bien durante la noche?
  
  


Aquí te damos una serie
de ejercicios de yoga que puedes practicar antes de  dormir las cuales te van a
ayudar a des estresarte, a relajar tu cuerpo y tu mente y adormir mucho mejor.

Practica estas posturas
justo antes de dormir. Puedas hacerlas en el piso, sobre un tapete de yoga o
directamente sobre tu cama:



1. Acostado boca arriba, dobla la pierna derecha hacia tu lado izquierdo. Tu
pie debe sobre la rodilla izquierda. Tu mano debe quedar sobre la rodilla que
está arriba.

Estira el brazo hacia la derecha y gira la cabeza hacia ese mismo
lado. Mantente en la posición por 2 minutos mientras inhalas y exhalas
lentamente y luego repite con la otra pierna.

2. Coloca una almohada verticalmente de tal forma que tu espalda y tu cabeza
descansen sobre ella. Junta las plantas de los pies y coloca los brazos a los
costados con las palmas hacia arriba.

Si lo deseas, puedes colocar cojines
debajo de tus rodillas. Esta postura permite que tu pecho se abra y tu cuerpo se
relaje. Mantén por 2 minutos.

3. Coloca la almohada transversalmente pegada a la pared o a la cabecera de
tu cama. Siéntate sobre ella, lleva la espalda hacia atrás con los brazos
extendidos hacia afuera y luego eleva las piernas y apóyalas extendidas sobre la
pared.

El cojín debe quedar justo sobre la zona lumbar, en la parte baja de la
espalda. Respira, relájate y mantén la postura por 2 minutos.

4. Párate con los pies levemente separados contrayendo el abdomen y
lentamente  flexiónate hacia adelante lo más que puedas.

Puedes colocar tus
manos a un lado de tus pies o abrazar tus piernas. Deja que cuelgue tu cabeza
mientras te relajas. Mantén esta postura por otro 1 minuto.

5. Recostado sobre tu espalda, junta las piernas y elévalas en línea recta
hacia arriba con los brazos a los costados.

Contrae el abdomen para llevar las
piernas extendidas por encima de tu cabeza hasta que tus pies toquen el suelo.
Mantente en esa postura por 2 minutos, mientras inhalas y exhalas profundamente.

6. Siéntate con las piernas cruzadas, colocando cojines debajo de tus
rodillas si lo deseas. Mantén la espalda recta, pero sin tensarla y coloca las
manos sobre tus rodillas o descánsalas frente a tu abdomen.

Respira profundo
mientras piensas en las actividades que realizaste en el día y agradece por
ellas. Permanece en esta postura el tiempo que necesites.

7. Siéntate sobre tus talones y separa las rodillas al ancho de tu cadera.
Luego coloca delante  de ti  la almohada y despacio inclínate hasta adelante
hasta que tu abdomen, pecho y una mejilla se apoyen sobre el cojín.

Descansa los
ojos a los lados de la almohada, cierra los ojos  y respira profundo. Mantén la
postura el tiempo que quieras.

8. Finalmente la postura que te conducirá a un sueño profundo y
revitalizante. Simplemente recuéstate boca arriba con las piernas y brazos
ligeramente abiertos.

Concéntrate en la respiración y en las sensaciones de tu
cuerpo. Deja que las preocupaciones se alejen de tu mente. Piensa que eres un
televisor y que acabas de apretar el botón de APAGADO. Mantente en esta postura
el tiempo que lo desees.


Irina Montiel, te ofrece con "Insomnio
nunca más
", una guía paso a paso que te enseña a
curar tu insomnio
en forma permanente
con métodos naturales que encontrarás haciendo
clic aquí.