¿Ya Sabes Cómo Será Tu Año, y Tienes Definidas las Metas Para Conseguirlo?

Partamos de un aspecto radicalmente importante que deberás tener en cuenta, si en verdad quieres gozar de una vida exitosa en todos los sentidos…, y es que TÚ, y SÓLO TÚ, tienes el CONTROL y el PODER de cambiar tu futuro

¿Adivinar el futuro… o provocarlo?

Lo que estás viviendo y experimentando HOY, es el resultado de tus decisiones pasadas, de tus acciones mentales y físicas de ayer… Tú eres y serás el único responsable de tu éxito o tu fracaso… No hay misterios en este asunto.

Si hoy estás experimentando un éxito rotundo y una satisfacción plena, es GRACIAS A TI. O si por el contrario, te sientes fracasado y frustrado porque no has conseguido lo que querías, si te sientes vacío e insatisfecho del lugar en el que te encuentras HOY, no deberías culpar a los presidentes que te gobiernan, ni señalar con un dedo a los directores y jefes que te dirigen…

Tampoco es culpa de los astrólogos, adivinos o curanderos a los que has consultado, ni de los asesores, profesionales y expertos que te han guiado… ni mucho menos es responsabilidad de tus familiares o amigos, ni tampoco de tus enemigos. NO, ES TU RESPONSABILIDAD.

Ahora bien, si quieres aceptar este enfoque, y créeme que te convendría hacerlo, y asumes que tu eres responsable del lugar y situación en la que te encuentras HOY, eres también, por defecto, el responsable de lo que pasará con tu vida MAÑANA…

Es decir, si lo que estás viviendo HOY, es responsabilidad de tus acciones y decisiones pasadas, tu MAÑANA dependerá, invariablemente, de las decisiones que tomes HOY y las acciones que emprendas como consecuencia de esas decisiones.

Define tus metas

No se si te das cuenta, pero la calidad y satisfacción de TU MAÑANA, está en TUS MANOS, y la pregunta obligada es, ¿qué vas a hacer?

· ¿Qué quieres que pase con tu vida, por ejemplo, en el 2007?

· ¿Qué es lo que quieres experimentar y en qué tipo de persona te gustaría convertirte?

· ¿Qué éxitos personales y/o profesionales te gustaría cosechar?

· ¿Como sería un 2007 excelente para ti?

Por favor, quítate de una vez y por todas, la tierra que te puede haber caído encima en el pasado… lo único que tienes que hacer es LEVANTARTE, SACUDIRTE Y CAMINAR nuevamente, con pie firme.

Eso sí, deberías tener bien claro hacia donde te diriges y por qué, de lo contrario, podrías tomar nuevamente, sin ser consciente, un sendero que arrojará nueva tierra sobre tu espalda, y volverás a caer en lo mismo.

Define qué es lo que quieres que pase con tu vida y ve a por ello. Recuerda que depende sólo de ti.

Apártate de esa “peligrosa, falsa y mediocre comodidad” que se enmascara en el mal hábito de seguir haciendo lo mismo, aunque no te llene. El viejo refrán de que “más vale Malo conocido que Bueno por conocer”, NO SIEMPRE FUNCIONA, y muchísimo menos si se trata de tu vida, y del escaso tiempo que tienes para vivirla y cumplir tu misión.

Analiza cuán satisfecho te encuentras HOY con lo que estás haciendo y del lugar y la situación en la que estás, y sobre todo, identifica por qué te sientes así. Descubre que es lo que deberías cambiar, para que también cambien tus percepciones, experiencias y estados de ánimo.

Haz un análisis profundo de cuáles son aquellas cosas que realmente te llenarán y son importantes para ti, aquellas que al final de la vida, podrías decir que te han colmado de satisfacción.

Es importantísimo que tengas una visión lo más clara y amplia posible, de lo que verdaderamente te gustaría que pasase con tu vida y que tuvieses la certeza de que eso que has elegido, te colmará de verdadera satisfacción personal. Descúbrelo y ve a por ello.

Establece metas que te permitan experimentar la sensación de estar en buen camino; define cuáles son los indicadores que cada día, semana, mes y año te deberían gritar… “Sigue así amigo, que vas bien”.

¿Qué son las metas, y para qué sirven?

Tal y como explico en el libro “Guía Práctica para Establecer Metas Efectivas, Motivantes y Coherentes”… debes ser consciente de que tus metas podrían cumplir dos funciones.

[…] según te resulte más conveniente y coherente, puedes establecer y utilizar tus metas, bajo dos enfoques distintos:

A) Si tienes muy claro lo que quieres de la vida, el tipo de persona en la que te quieres convertir, los logros que quieres cosechar, los valores que quieres cultivar, las cosas que quieres tener, hacer y experimentar… Es decir, si tienes una Visión Personal a largo plazo (5, 10, o más años) lo bastante nítida de lo que quieres que sea tu vida, deberás establecer tus metas de tal manera que estas, te conduzcan a materializar tu visión.

Tus metas serán un Vehículo para experimentar todo aquello que ya sabes que quieres y es importante para ti.

B) Por otra parte, si aún no tienes una Visión Personal nítidamente definida, en la que se sintetice todo aquello que verdaderamente valoras y quieres de la vida, tus metas podrían convertirse, entre otras cosas, en un Vehículo para ayudarte a descubrir, en el día a día, aquello que realmente quieres de la vida. Pero por favor, es IMPORTANTE que seas muy sincero contigo mismo.

No tiene nada de malo el que te identifiques en el grupo B, porque de hecho, según estadísticas, me atrevería a asegurar que más del 95% de las personas que están leyendo este guía, se identificarán más claramente con el grupo B.

Créeme, es inmensamente estimulante ACEPTAR que uno está en el grupo B y emprender, de manera consciente, un proceso de redefinición y conquista de nuevas metas y objetivos, y que a lo largo de ese camino, vayamos descubriendo quienes somos y que queremos en realidad. […]

¿Cómo lograr las metas que te fijaste?

Podrías definir tus metas, por ejemplo, a partir de un Visión a tres años, lo cual te ayudará a mantener el enfoque en el día a día, y podrías definir esta Visión Personal a 3 años, en los siguientes tres niveles:

Primer Nivel: define cuál es tu visión respecto al tiempo libre y al dinero que quieres. En un plazo de tres años aproximadamente, ¿cuánto dinero te gustaría que te reportara tu negocio, empleo o profesión, y de cuánto tiempo libre te gustaría disfrutar? Toma como referencia tu realidad actual e intenta marcarte un objetivo con el que te sentirías muy a gusto una vez alcanzado. Por ejemplo, si hoy dedicas 50 horas semanales y tienes unos ingresos medios de 2.500 € ¿Cómo te gustaría que cambiasen éstos valores en tres años?

Segundo Nivel: una vez definas el dinero y el tiempo libre del que te gustaría disfrutar y que para ti significaría una evolución satisfactoria, intenta contestar, de la manera más precisa posible, lo que quieres comprar con ese tiempo y dinero. ¿Qué quieres ser, tener, hacer, experimentar y compartir, cuando tengas todo ese dinero y tiempo libre para disfrutarlo?

Partiendo del principio de que el dinero sólo sirve como vehículo para comprar o experimentar ciertas sensaciones, emociones y/o estados de ánimo, ¿Qué emociones te gustaría poder experimentar en tres años, cuando dispongas del tiempo libre y el dinero que has determinado?

Tercer Nivel: por último, deberías evaluar de manera rigurosa, si lo que te has propuesto es coherente con aquello que valoras y es importante para ti, y si también te ayudaría a cambiar las sensaciones y experiencias que te han llevado a tu actual “Nivel de Satisfacción Personal”.

Piensa que cada meta, no es más que un vehículo para que puedas experimentar lo que más valoras en tu vida. Por ejemplo: Libertad, crecimiento, salud, amor, amistad, aventuras, paz, interactuar con la naturaleza, contribución, diversión, etc…

Sin embargo, independientemente del método que emplees o practiques, quiero animarte a que TE MUEVAS.

Recuerda que no hay nada de malo en establecer metas y no alcanzarlas… Lo verdaderamente importante y enriquecedor, es todo lo que ocurre a lo largo del camino. . La “verdadera desgracia y frustración”, no consiste en NO ALCANZAR las metas que te hayas propuesto, lo verdaderamente triste y dramático, es NO TENER metas que perseguir, o tener metas tan insípidas y tímidas, por las que apenas valga la pena levantarse cada día. Metas que más que alentar, alimenten la desilusión.

Confía en la vida y sobre todo, CONFÍA EN TI. Tu dispones de los mismos “Recursos Básicos” que la persona más exitosa del mundo. Tienes las mismas 24 horas, respiras el mismo oxígeno, estás viviendo en la misma época, tienes un cerebro y una mente con el mismo potencial, y estás hecho del mismo material…

Lo único que quizás te falte, es darte cuenta y convencerte de que MERECES LO MEJOR y que PUEDES HACERLO, que sólo depende de ti y de las acciones mentales y físicas que emprendas.

Establece metas que te potencien en este sentido y sale cada día a conquistarlas. Céntrate en venderte cada minuto la idea de que estas metas están ahí y son para ti.

Recuerda, “Tu éxito depende de ti”… y tu Fracaso también.

Que tengas un excelente 2007

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.