Visualización para la prosperidad económica

Ver con los ojos de la imaginación tu meta definitiva como que si ya fuera realidad, acerca su concreción



Visualizar: Imaginar con rasgos visibles algo que no se tiene a la vista.


Ve, no es tan difícil. Este es el secreto para tener fe, así de fácil. Visualizar es ver con los ojos de su imaginación su meta definitiva como que si ya fuera realidad.

Para poder visualizar su meta definitiva tendrá que usar persistentemente su imaginación y autosugestión (le explicaremos estos pasos más adelante).

Cuando usted pueda visualizar exactamente lo que quiere podrá desarrollar la suficiente fe para alcanzar su meta definitiva; Cualquiera que sea.


Una vez que tenga el plan escrito, con fechas exactas para alcanzar su objetivo definitivo, haga copias de este plan para que lo tenga accesible en cualquier parte donde se encuentre.

Tenga una copia al lado de su cama para que todos los días al acostarse y al levantarse la lea y mantenga otra copia en su cartera para que en cualquier momento libre del día la lea.

Es muy importante que cada vez que lea su plan escrito vea en su imaginación lo que está leyendo; Véase en posesión de ese dinero. Véase haciendo lo que intenta dar a cambio de su meta definitiva. Use todos sus sentidos para crear esa realidad en su mente.


En su mente toque, vea, huela, saboree y escuche todo lo relacionado con su meta definitiva, trate de hacerlo lo más realísticamente posible, lo que es también importante; siéntase como si todo esto ya existiera, como si ya fuera realidad.



Haga todo esto en su mente por medio de la visualización, causada por su imaginación y autosugestión; así tendrá la fe necesaria para alcanzar su meta y su meta se materializara.

El mayor impedimento para que tengamos fe es que para tener fe tenemos que creer y a la mayoría de nosotros se nos hace difícil, sino imposible creer sin ver, tenemos que ver para creer.

La solución para salir del círculo vicioso de ver para creer es; visualizar lo que queremos creer, en este caso muy específicamente visualizar de la forma más realista posible su meta definitiva. Su misión en esta tierra. Véala en el taller de su cerebro.