Verificación general de su vehículo

Si usted realmente quiere a su auto debe aprender a cuidarlo. Le damos algunas consejos para que lo mantenga de la mejor forma posible.

Si usted es de las personas que pueden recordar los servicios completos en las antiguas estaciones de combustible, sabe que es algo que ya no existe en ninguna parte del mundo. 
Principalmente porque ahora los vehículos son capaces de recorrer 50.000 Km sin necesitar acudir a un taller mecánico. De modo que queda en usted cuidar su auto y encontrar los pequeños problemas antes de que se conviertan en grandes y le cueste mucho dinero repararlos.

Comience por lo básico. Revise el nivel de aceite, del líquido para frenos, del líquido del rociador de su limpiaparabrisas, del líquido refrigerante, si su auto tiene dirección asistida, el nivel del líquido del pistón hidráulico y, si su auto tiene transmisión automática, el lubricante de la transmisión.

Revise que funcionan todas las luces: internas, de posición, altas y bajas, las de guiño, las de freno, las anti-nieblas (si tiene) y la baliza.

Verifique la presión de aire de sus ruedas y también de la de auxilio. Lea con atención el manual del vehículo, allí está indicado cuál es la presión indicada. Revise todas las ruedas y busque signos de desgaste.

Observe debajo del auto en busca de señales de pérdidas de algún tipo. Cualquier pérdida o filtración puede llevar a roturas costosas.

Revise todas las correa de transmisión: de la bomba, del ventilador, de la dirección asistida (si la tuviera). Busque rajaduras, presione con firmeza y compruebe que no haya demasiada tensión que pueda provocar una rotura.

Revise la batería en busca de cualquier tipo de desgaste. Asegúrese de que los cables estén bien ajustados.