Vacaciones con mal tiempo

¿Qué hacer para entretenerse cuando el clima no colabora? 
  
  

La lluvia
y un clima adverso no deben ser obstáculos que impidan disfrutar del tiempo
libre. Llegado esta situación, es hora de ejercitar a imaginación y
creatividad
para encontrar las maneras de divertirse y pasarla bien.

Algunas
sugerencias para los días de mal tiempo 

· Si se
tienen niños, las manualidades entretienen mucho a los más pequeños. Usar
brillantinas, papeles de colores, diferentes lápices y marcadores para poder
hacer títeres o dibujos hasta que pase el mal tiempo.

· Los
centros comerciales
, cines o teatros en donde hay espectáculos son alternativas
también válidas que deben ser reservadas para los días de lluvia o temperaturas
adversas.

· Disponer
de este tiempo obligatorio para hacer aquello que siempre se ha deseado: leer un
libro, mirar una película especial o simplemente relajarse.

· Antes de
salir de viaje, organizar una lista de tareas a llevar a cabo en caso de que se
presente mal tiempo.

· Si se
está en un lugar donde se fue especialmente a disfrutar de la playa y llueve
intensamente, lo mejor es preguntar en la recepción del hospedaje donde se esté
las opciones que existen para poder visitar la ciudad: museos, centros
comerciales o actividades recreativas cerradas para los más pequeños.

·
Trasladarse a la ciudad más cercana, si se dispone de un transporte se puede
intentar viajar y disfrutar a la vez de un nuevo paseo para ver si las
condiciones climáticas son mejores.

· El mal
tiempo ofrece la posibilidad de poder descansar. Dormir no viene mal para poder
recargar energías y ver todo de manera más positiva.

· Llevar en
la maleta de viaje algunos juegos para divertirse. Cartas, dados y demás
entretenimientos que puedan servir en caso de que el mal tiempo azote.

· Si se
está hospedado en un hotel, aprovechar todas las ventajas disponibles como
piscina cubierta, discoteca, biblioteca o spa para disfrutar de otras
actividades que de igual modo sean reconfortantes y que se puedan disfrutar
tanto si se está solo o en familia. 

El mal
tiempo no dura para siempre. Pueden ser apenas unas horas o un par de días, pero
no hay que desesperarse. Siempre hay algo para hacer.

El tener tiempo para estar
con uno mismo, el reflexionar sobre aspectos descuidados o prestarle más
atención a los hijos son también sugerencias válidas que pueden ser muy
beneficiosas a largo plazo.

Todos los viajes dejan en nosotros huellas
imborrables, que reviven al transmitir a otros nuestras experiencias.
Y, al hacerlo, podemos ayudar a otros a alcanzar su viaje soñado.

¡Hazlo tú también !!
Envíanos ahora tus experiencias, consejos -o el relato completo- de ese viaje
que tanto recuerdas, a
[email protected]