Una casa accesible para todos: la cocina

De todos los cuartos de su hogar, la cocina puede ser el más importante. Pero a menudo es la que tiene la mayor cantidad de obstáculos. Sepa cómo evitarlos.

Para comenzar

Las nuevas tendencias en el diseño de las cocinas apuntan a que prácticamente todas sus partes estén al alcance de la mano, incluyendo los detalles más pequeños.

Las hornallas y los hornos, por años un dúo inseparable, se pueden ahora comprar por separado, e instalar a las alturas más convenientes. 
Las alacenas son más fáciles de alcanzar y de ordenar que antes; los lavaplatos están despegando del suelo, y los freezers vienen ahora en la parte inferior de las heladeras -en lugar de en la superior-, y todo esto para hacer que la vida en la cocina sea más un placer y menos un deporte olímpico. 

Por su parte, se están introduciendo dispositivos de seguridad en casi todos los artefactos de cocina y electrodomésticos, lo que hace el tiempo que se pasa en la cocina cada vez más seguro.

Para hacer ingresar a su cocina en el nuevo siglo, basta con introducir los siguientes cambios.

Lo que hay que modificar

– Haga que las alacenas de las cocinas trabajen para usted, no contra usted. Baje las alacenas a una altura que no sea mayor a las 48 pulgadas desde el suelo. 
Saque las puertas de la alacena o directamente instale estantes abiertos para poder alcanzar lo que desea rápidamente. 

Instale cajones que se puedan sacar casi completamente -pero sin que se caigan-, y estantes extraíbles en las alacenas más bajas, para lograr un mayor espacio de almacenamiento.

– Tome las medidas para asegurarse de que usted podrá cocinar allí por muchos años, incluso si necesitara utilizar una silla de ruedas. 
Reemplace su horno estándar por uno montado en la pared, e instálelo a una altura accesible. 

El horno que compre para empotrar en la pared, debería tener una puerta que se abra para el costado, para hacerlo más accesible para los niños o quienes usen sillas de ruedas.
Por su parte, las hornallas se pueden instalar en cualquier mesada de la cocina. 

– No excluya a nadie al planificar las alturas de la cocina. Varíe la altura de las alacenas para que toda su familia le pueda ayudar con la preparación de la comida, desde su hijo de seis años hasta su madre de 85 años.

– Reemplace o modifique los artefactos importantes, para que todos puedan utilizarlos sin mayores esfuerzos. 

Levante el lavaplatos alrededor de ocho pulgadas, para poder cargarlo y descargarlo con una mínima inclinación y flexión. 
Busque una heladera que tenga un freezer accesible para todos.

– Ambiente la cocina de manera tal que pueda evitar tener que elevarse o estirarse mucho.

Y si quieres aprender a realizar por ti mismo todos esos arreglos que tu hogar está necesitando, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Arreglos del Hogar, haciendo clic aquí.