Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Un test para tomarle la temperatura a su vida. Solución

¿Quiere saber cuánto ha vivido y cuánto le falta por vivir?
  
  

Su
calificación

Menos de 15 puntos:
Se ha echado una canita al aire pero no se lo reconoce ni a sus mejores amigos.
Tiene una edición de La Bibilia empastada que mantienes abierta para que
proteja tu hogar, y el tema de la reencarnación te apasiona.

Es abstemio, monógamo
(salvo contadas excepciones) y no matricularía a sus hijos en un colegio mixto
o laico. Evita las groserías y se sonrojas con los chistes verdes. Y, además,
piensa que este tipo de cuestionarios sólo patrocinan la promiscuidad, la vida
mundana y distorsionan los valores morales.

Entre
16 y 25 puntos:

Goza de una aguda sensibilidad social, es melómano y rumbero/tanguero pero
responsable. Respeta a Freud y por eso piensa que la fidelidad es un tema tan frágil
como el de la virginidad hasta el matrimonio.

Pragmático y profesional (sobre
todo en la intimidad.) Le gusta la velocidad, estar en familia, es buen
deportista y nunca madruga los fines de semana.  Es de la filosofía:
"El que peca y reza empata." 

Entre 26 y 40 puntos:
Es una persona que está convencida de que vida hay una sola. En el colegio
evitaba las clases de religión. Extrovertido, aventurero en el amor y audaz en
la coquetería.

No sabe qué es un escapulario ni le interesa y no recuerda todo
el Padre Nuestro. Le puede decir a sus hijos, de corazón: "confieso que he
vivido" o "hierba mala nunca muere". Consíderese perfectamente
normal, pero no se sobrepase J.

Más de 40 puntos:
Tiene demasiada prisa por vivir todo lo que el mundo le ofrece. Con un poco de
paciencia disfrutará mejor las cosas.

 Anterior