Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Un paso hacia la independencia

De cómo me decidí a tomar una decisión que mejoraría mi futuro y el de mi familia.
  


  

Al otro día, me
levanté antes de lo acostumbrado, pues había dormido mal pensando qué le diría
a mi protector sobre mis planes de cambiar de “socio”.

Como
salimos a trabajar cada uno por su lado, yo me fui derecho a la telefónica.
Quería llamar temprano porque mi amigo era el que llegaba primero, y dicho y
hecho él fue quien me atendió. Al contarle lo que pasaba, le pasó el tubo al
socio (el que me había presentado a mi compañero de trabajo) y volví a
contarle la situación y de la oferta de mi nuevo amigo.

Me
comprendieron enseguida, y me dijeron que me quede con la mercadería y siga
trabajando solo.

El
consentimiento de ellos me puso muy contento, así que comencé a golpear
puertas con nuevas energías y la suerte me acompañó, porque vendí más de 40
pesos, todo un record en esta gira.

Cuando
mi socio volvió al hotel, nuevamente con el cuento de la poca venta, no le
contesté nada. Mientras cenábamos, el mozo le avisó que lo llamaban de Buenos
Aires.

Fue
a atender, y enseguida volvió para decirme que David (el tercer socio, con
quien no simpatizaba mucho) quería hablar conmigo. Al principio me preocupé,
pero me volvió el alma al cuerpo cuando me dijo que no me preocupe, que
repartamos la mercadería por la mitad y le haga firmar una factura detallada.

Realmente corté con lágrimas en los ojos, porque la situación se estaba
volviendo muy difícil, y me emocionó mucho poder contar con el apoyo de
alguien estando tan lejos de los míos.

De
todos modos, volví a la mesa con un poco de miedo porque temía una mala reacción
de Samuel. Muy por el contrario, estaba triste y lo primero que me dijo fue
“me lo merezco”.

Luego
de repartir las cosas, con la ayuda de mi amigo Salomón, que hacía de
secretario, nos despedimos y el se fue a otra habitación, que ya había pedido
al dueño.

Luego
me quedé con Salomón, y convinimos trabajar medio día, y a la tarde hacer el
inventario de las mercaderías de ambos para hacer un surtido mixto y comenzar a
venderlas.

Como
también decidimos cambiar de ciudad (iríamos a Olavaria) y recién teníamos
tren a la tarde, me dediqué por la mañana a hacer un giro y una larga carta de
agradecimiento a todos los socios.

Por separado le escribí otra carta a mi
protector, contándole todo con detalle y dándole la dirección de la casa
donde mi nuevo socio compraba la fantasía, para ver si me podía conseguir
mercadería a crédito.

Salomón,
a su vez, había escrito a su pariente para que se ponga en contacto con mis
protectores.

No
se imaginan la alegría que tuvimos cuando dos días después recibimos una
remesa amplia de ambas casas, que nos dio nuevos bríos y esperanza.

Así
recorrimos la provincia de Buenos Aires durante casi tres meses, y volvimos a
Buenos Aires en vísperas de las fiestas de Rosh Hashaná y Iom Kipur. El
balance fue óptimo porque nos quedaron 1500 pesos a cada uno después de pagar
a los acreedores hasta el último centavo.

Con
eso pudimos hacer un inicio de un capital de 2000 pesos (1000 cada uno), e
inmediatamente me puse en contacto con un escribano de nombre Murmis, para
gestionar la llamada para mi hermano Moishe, e hice un giro de 100 dólares para
la familia y que tuviera para los gastos del pasaporte y los preparativos para
viajar.

Terminadas
las fiestas, nos dispusimos a salir para la zona de La Plata, Berisso y
Ensenada, una zona de frigoríficos. Nuestros proveedores nos ampliaron el crédito
y pudimos salir con un surtido de mercadería más amplio, y por suerte nos fue
muy bien.

Al
volver, me avisaron que la llamada de mi hermano estaba preparado, así que lo
retiré y compré un pasaje a crédito para enviárselo a mi hermano…

Continuará…