Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Cuentos para pensar y reflexionar

Un lobo flaco y hambriento

Una parábola sobre los bienes y la libertad

Un lobo flaco y hambriento, encontró por casualidad a un perro bien nutrido. Luego de detenerse para cambiar el saludo, preguntó el lobo:

- ¿De donde vienes que estás tan lucido? ¿Qué comes para estar de tan buena apariencia? Yo, que soy más fuerte, me muero de hambre.

- Igual fortuna tendrías que yo -respondió el perro simplemente-, si quisieras prestar a mi amo los mismos servicios que yo le presto.

- ¿Qué servicios son estos? - pregunto el lobo.

- Guardar su puerta y defender de noche su casa contra los ladrones.

- Bien: estoy dispuesto; ahora sufro las lluvias y las nieves en los bosques arrastrando una vida miserable. Cuanto más fácil me sería vivir bajo techado y saciarme tranquilo con abundante comida!

- Pues bien -dijo el perro-, ven conmigo.

Mientras caminaban, vio el lobo el cuello pelado del perro por causa de la cadena.

- Dime, amigo - le dijo- De donde viene eso?

- No es nada.

- Dímelo, sin embargo, te lo suplico.

- Como les parezco demasiado inquieto -repuso el perro- me atan de día para que duerma cuando hay luz y vigile cuando llega la noche. Al caer el crepúsculo ando errante por donde me parece. Me traen el pan sin que yo lo pida; el amo me da los huesos de su propia mesa; los criados me dan los restos y las salsas que ya nadie quiere.

De modo que, sin trabajo, se llena mi barriga.

- Pero si deseas salir y marcharte donde quieras, ¿te lo permiten?

- No, eso no - dijo el perro.

- Pues entonces - contestó el lobo- goza tú de esos bienes, “estimado” perro; porque yo no quisiera ser rey a condición de no ser libre

 

Juan Carlos Demare

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

un lobo flaco y ambriento

Por ESPIRITUAL-1


Felicitaciones

Por DRAGONCITA


Mas notas del autor:

Juan Carlos Demare

Cómo dejar de hacerse la víctima

Cómo dejar de hacerse la víctima

Quienes se colocan en un rol de víctima, manipulan constantemente su entorno y logran captar la atención de los demás. ¿De qué modo frenar esta actitud que en la vida trae más dificultades que beneficios?

Adictos al sexo

Adictos al sexo

El sexo y el amor pueden ser una de las cosas más gratificantes de la vida, siempre y cuando no se conviertan en una obsesión que afecte otros aspectos de nuestra existencia. Conozca las claves de este desorden, por el que el mismísimo Michael Douglas debió internarse

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: