Un espía en el consultorio

Lo que nuestros micrófonos escucharon en el consultorio del doctor...

– Doctor, doctor… estoy nervioso, es la primera operación de mi vida!
– Tranquilícese, que estamos los dos en la misma!

– Doctor, doctor, auscúlteme.
– Rápido, debajo de la camilla!


Un señor va en su carro remolcado por unos caballos, de pronto a media carretera tuvo un accidente y chocó, cuando llegó la ambulancia, el señor gravemente herido preguntó:

– ¿qué les paso a mis caballos?.

El doctor le respondió:

– A los dos se rompieron las patas y los tuvimos que sacrificar porque se quejaban y sufrían mucho, …… pero dígame usted ¿qué tiene? ¿Está herido?

A lo que le respondió:

– Noooo, yo nada, estoy bien !!


Un hombre va al médico en muy mal estado, con innumerables golpes en todo el cuerpo, el médico le pregunta la causa:

– Le digo doctor, estaba yo tranquilamente parado, cuando de pronto vino un caballo y me da un golpe terrible en la espalda.

– ¡Ah! ya comprendo.

– No, no termina todo ahí, me estoy todavía levantando, y de pronto viene un camión, me pega en una de las piernas y caigo nuevamente. Pero no termina todo, me levanto y el avión en vuelo rasante me da con toda el ala en el cuello, y cuando estaba por fin recuperándome pasa el trasatlántico y me golpea de lleno con la quilla en el esternón.
– Usted perdone mi incredulidad, pero lo del caballo lo creo, lo del camión puede ser, pero lo del avión y el transatlántico, ya me parece un poco exagerado.

– ¿Exagerado? ¡Mire, si no paraban el carrusel a tiempo muero aplastado por la una nave espacial!.

 

En un chequeo médico de empresa:
– Desnúdese señorita.
– ¿Otra vez? Si otro colega suyo me ha reconocido hace cinco minutos y me ha dicho que estoy estupenda.
– A mí también me lo ha dicho, por eso quiero comprobarlo

– Doctor, me duele la pierna izquierda.
– Eso es por la edad.
– Pues la derecha es igual de vieja y no me duele

– Doctor, ¿qué puedo hacer para que este año mi mujer no se quede embarazada en vacaciones?
– Llévesela con usted.

 

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestro libro gratis de Humor judío haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa, haciendo clic aquí.