¿Tu perra va a tener cachorritos?

La preñez y parto de tu perra puede ser una experiencia gratificante también para ti, pero es mejor planificarla y saber cómo abordarla de la mejor manera posible.

Cualquier criador profesional de perros, afirmará que asistir al parto de una perra madre, será una experiencia maravillosa para toda la familia, sobre todo al ver el resultado de una dulce jauría de diminutos y tiernos cachorritos. Sin embargo, tampoco dudará en admitir que lo que sigue es muy costoso, tanto por el tiempo que insume como por la erogación monetaria que se debe realiza para albergar, alimentar y cuidar a todos los perros. 

En efecto, sumando las cuentas del veterinario, de las vacunas, de la matrícula de inscripción en el pedigree, y de los clasificados para poner en venta los cachorros (eso, sin contar que se deba realizar una cesárea) no será difícil darse cuenta que la cría de cualquier perro requerirá de una importante inversión previa, por lo que antes de considerar nada, debería asegurarse de contar (o querer gastar) ese dinero.  

Por otra parte, debe saber que es falso aquel mito que señala que es necesario que las perras tengan cría para poder mantenerse saludables. De hecho, esterilizando y castrándola, la misma podrá vivir una muy buena vida, de muchas maneras.

 De la misma manera, hacerla tener cría por el simple hecho de que pueda tener la experiencia, tampoco será aconsejable. En efecto, debe saber que cada año muchos perritos, incluyendo cachorros de raza pura, se sacrifican por el hecho de que no son deseados, o bien se los pierde o abandona. 

Por eso, los dueños de cualquier perra deben asumir la responsabilidad de tener a su animal favorito esterilizada o castrada, si es que no proyectan hacerla tener cría, (sobre todo si el perro no es de raza), o bien una mínima lista de buenos potenciales hogares adoptivos, antes de hacer tener cría a sus mascotas.  

El momento adecuado

 Ninguna perra debería ser puesta a tener cría antes de su segundo o tercer período. Cada raza tendrá diferentes plazos de menstruación, pero generalmente la misma les llegará un par de veces al año, y lo más común es que la primera de todas les llegue alrededor de los seis meses.

 Antes de hacerla tener cría debería cerciorarse de que tanto ella como el macho no tengan ningún rasgo genético adverso que podría legar a sus cachorros. Por su parte, la perra necesitará estar al día en sus vacunas de inmunización, y en una buena condición física.

 El primer signo que podrá advertir para darse cuenta que su perra está entrando en celo, es que, en principio, la misma dejará rastros de sangre sobre sabanas o sillones. Luego de que pasen aproximadamente dos semanas desde estos primeros signos, las menstruaciones cesarán, la vulva se hinchará, y la perra estará ansiosa de aparearse. Los períodos de celo variarán dependiendo de la raza, pero la mayoría de los criadores sugieren preñar a las perras alrededor de uno o dos días desde el inicio del celo.  

Si el macho es más pequeño que la hembra, o si es un semental inexperto, será necesario que se lo asista en el coito, para asegurarse de que no se produzcan daños en ninguno de los perros.

 Escogiendo al macho  

Cuándo deba elegir al perro semental, por cierto que lo primero a tener en cuento será que el mismo sea de la misma raza que su perra. Pero además, con el objetivo de asegurarse un buen feeling entre ambos perros, y de obtener una cría lo más predecible posible, también necesitará estar muy atento de que este perro tenga un tamaño y unas líneas similares a la de su perra, ya que incluso entre las mismas razas existen diferentes tipos de crías.

 Incluso, deberá observar detenidamente que el macho tenga rasgos de personalidad compatibles con los de la hembra, y si piensa tener cría para exhibir, que el mismo tenga un muy buen registro de exposición. 

Si es posible, investigue los papeles de sus antepasados, por lo menos de tres o cuatro generaciones anteriores. Si cruza a una hembra que porta pedigree árbol púrpura (PR) con un macho PR, las mascotas con registro UKC o AKC se considerarán automáticamente PR, ya que en estos caso existe el aval de pureza de más de 250 ancestros.

 El período de gestación

 Después de un exitoso preñado, el celo podrá continuar, por lo que será fundamental que mantenga a su hembra lejos de cualquier perro macho. Jamás la deje salir sola, ni siquiera por unos pocos minutos, y no se fíe de los portones o incluso de las cercas altas para que no entren otros perros machos en su jardín, ya que las hembras pueden dar a luz a cría de más de un padre.

 Su perra tendrá un período de gestación de entre 63 y 65 días a partir de la fecha en que ella fue apareada. Esto también podría variar dependiendo del tipo y raza del perro, por lo que los dueños deben estar preparados para asistir en el parto de su perra incluso antes de la fecha calculada.

 Preparándose para la dulce llegada

Será necesario que preparare una cucha especial para el parto (que podría ser la pileta de lona de sus hijos), e incitar a la perra a que duerma allí antes de dar a luz. Sin embargo, al margen de lo cómoda que pueda hacer esta cucha, no será nada raro que la perra trate de hacer su propia guarida debajo de alguna cama, al costado de un armario, o detrás del pórtico, por lo que si detecta que la perra intenta hacer una guarida propia, debería mantenerla  vigilada, y transportarla a la cucha todas las veces que sea necesario.

 Para la mayoría de los perros, será necesario un espacio de no menos de 6-8 pulgadas de largo y ancho, para que los cachorros no puedan alejarse demasiado, pero la madre pueda moverse con comodidad. También sería muy recomendable que mantenga una gran cantidad de toallas tibias y guantes para asistir en el parto, o, luego, a los cachorros.

 Su perra comenzará también a perder pelo alrededor de sus pezones y, en algunas ocasiones, la leche para amamantar a su cría podrá comenzar a salirle antes del parto. Generalmente, usted no necesitará asistir mucho a su perra durante el parto, pero no sería mala idea que permanezca cerca por si acaso.

 Cuándo llegue el primer cachorro, su perra necesitará romper la bolsa amniótica, y luego comenzar a lamer y estimular al cachorro recién nacido, para darle aliento. Si su perra se muestra excesivamente preocupada o no parece saber que hacer con los perritos, usted podría ayudarle haciendo esto último, para cerciorarse además que todos los fluidos hayan sido limpiados de la boca de los cachorros.

 Las descargas de fluidos seguirán durante el nacimiento de cada perrito, y luego serán generalmente comidas por la madre. Si se ha acumulado mucha basura, podría sacarla sin mayores problemas. Si la nueva madre esta mascando el cordón umbilical demasiado cerca del cuerpo del cachorro, usted también podría asistirla para evitar problemas mayores, utilizando unas tijeras esterilizadas.

 Algunas razas de perro pueden necesitar varias horas para parir a sus cachorros, pero otras no tendrán un espacio mayor de quince minutos entre cada parto de cachorro. De cualquier forma, antes de planificar tomar parte en un parto, concurra a su veterinario o estudie profundamente algún libro especializado sobre la raza específica de su perra.

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal