Terapias alternativas para el dolor de cabeza

Si no logras resultados satisfactorios al intentar eliminar tu migraña, tal vez podrías ensayar los diferentes tratamientos alternativos disponibles para combatir este problema...

Son muchas las personas que no están satisfechas con los tratamientos convencionales de aspirinas u otros tipos de fármacos para quitar la migraña, no sólo por que los mismos no le dan los beneficios buscados, sino por que también, en algunos casos, provocan efectos secundarios, como por ejemplo acidez. Para ellos, la solución podría ser la medicina natural.

Medicinas alternativas para combatir los dolores de cabeza

Si bien experimentar un dolor de cabeza ocasional es algo que le sucede a absolutamente todas las personas, y suele ser generalmente tolerable, el dolor de cabeza crónico es una causa importante de mala calidad de vida, y de incapacidad para desarrollar las tareas diarias.

La mayoría de la gente que sufre de dolores de cabeza experimenta todo tipo de tensiones y problemas, aunque los dolores de cabeza o migrañas sólo comenzaron a recibir la atención de la industria farmacéutica y la medicina organizada muy recientemente. En este sentido, las drogas selectivas como el sumatriptan han revolucionado el tratamiento de migrañas y cambiado dramáticamente la calidad de vida de millones de personas alrededor del mundo.

Sin embargo, estas drogas de última generación no funcionan para por lo menos un 30 por ciento de los pacientes, en muchas casos por los desagradables efectos secundarios que pueden producir en estas personas, y, en una proporción mucho más pequeña, por efectos colaterales graves.

Esto ha hecho que muchas de las personas que se han tratado con estas terapias convencionales para migrañas, comiencen a explorar las terapias complementarias.

De hecho, la mayoría de las personas que sufren de dolor de cabeza, nunca han visitado a un médico para consultarle por esos dolores de cabeza, pero esto no es problema al optar directamente por los tratamientos complementarios, que siempre son seguros (siempre y cuando sean administrados por verdaderos profesionales), suelen ser más baratos, y más holísticos.

Según señalaron ciertos estudios, una gran proporción de pacientes con dolor de cabeza (de 30 al 40 %) responde favorablemente al placebo. Estos “efectos de placebo” podrían también justificar la utilización de terapias completamente inútiles pero que sin embargo son efectivas en varios pacientes.

De hecho, si cierta terapia parece ser claramente ineficaz, pero es al mismo tiempo inofensiva y económica, muchos profesionales señalan que no desalentarían a los pacientes a utilizarlas, pues podrán esperar una respuesta favorable por el efecto placebo.

Técnicas cuerpo-mente

Biofeedback

El Biofeedback es una terapia sobre la que no es sencillo obtener pruebas definitivas sobre su efectividad. Actualmente, un gran número de clínicas ofrecen la especialidad de biofeedback para tratar los dolores de cabeza, lo cual sugiere fuertemente que muchos pacientes se benefician de la misma, aunque, nuevamente, esto no demuestra cabalmente su verdadera eficacia.

El Biofeedback es sólo una de las muchas técnicas de relajación y manejo del estrés, y puede ser igualmente efectiva sólo y únicamente si se las aplica correcta y estrictamente. Es también una de las técnicas más elegidas porque les ofrece a los pacientes la posibilidad de contar con una estructura de trabajo y un terapeuta, que actúa como su propio entrenador.

La esencia de biofeedback, que a menudo se combina con una modificación de la conducta, es enseñar a un paciente cómo enfrentar el estrés sin efectos fisiológicos adversos. Un típico curso de biofeedback se compone de ocho a diez sesiones semanales de 30 a 45 minutos cada una. Según se concibe en esta práctica, aprender a controlar las funciones del cuerpo, tales como la temperatura corporal, puede ser logrado sólo si primero se sabe como relajar los músculos del esqueleto. Esto último se logra mediante la relajación progresiva, y las técnicas de respiración y visualización. Pero lo más importante, es que se mantenga una práctica diaria y continua de todas estas técnicas.

Las sesiones de práctica pueden demandar sólo unos pocos segundos, o bien largos minutos, pero en todos los casos tienen que ser muy frecuentes. Por eso, se requiere de un esfuerzo consciente durante las primeras semanas de instrucción, aunque luego, gradualmente, las técnicas de autocontrol y de relajación llegan a ser un hábito subconsciente. Esto pareciera permitir que muchos pacientes puedan bajar su tensión a través del día, lo cual tiene como resultado menos dolores de cabeza.

Los niños son especialmente expertos en biofeedback, pues a menudo pueden aprender no sólo cómo prevenir sus dolores de cabeza en no más de cuatro o cinco sesiones, e incluso a veces pueden aprender cómo pararlo desde la primera vez.