Terapias a caballo

La hipoterapia, o terapia con caballos, es una técnica que permite combinar el deporte, la recreación y los beneficios terapéuticos. Conozca sus beneficios y aplicaciones.

Es un conjunto de técnicas reeducativas que, mediante el empleo de caballos, presta su servicio en el tratamiento de distintos trastornos de índole física y psíquica. Presenta una doble ventaja, a su condición de juego recreativo y disciplinado, la hipoterapia suma el componente de salud que conlleva la práctica de un deporte.

En qué consiste

La persona montada a caballo, asistida por psicoterapeutas e instructores, aprende a guiar al animal y, de un modo progresivo, a hacerle realizar determinados movimientos. La clase dura 45 minutos y se repite varias veces a la semana. Los instructores y los médicos y en general el equipo multidisciplinario (psicólogo, pedagogos, intructores, veterinarios, entrenadores de los caballos, asistentes sociales etc) establecen el tratamiento en función de cada persona y de su problema específico. Una sesión típica da comienzo con algunos minutos iniciales durante los que el instructor guía al animal. A continuación, se invita a la persona en cuestión a que lo haga sola durante media hora, siempre siguiendo las instrucciones del experto. Al final todo, el grupo se dedica a atender al caballo (limpieza, alimentación, etc.) favoreciendo así la socialización.

Para quiénes está indicada

Pueden beneficiarse de la hipoterapia aquellas personas que:

• Tienen problemas de movilidad (problemas de equilibrio, lesiones en la médula espinal).

• Sufren de ansiedad y depresión.

• Tienen problemas de inseguridad y falta de concentración.

• Sufren problemas de retraso mental (síndrome de Down).

• Han padecido toxicomanías

Han tenido brotes neuróticos.

• Adolescentes con problemas de socialización.

Principales ventajas

El contacto con el caballo y con el ambiente natural transmite sensaciones positivas. Por su naturaleza imprevisible, cabalgar sobre este animal estimula la concentración y aumenta el umbral de atención.

• Conseguir guiar un caballo, hacerle sentir nuestra autoridad es un buen ejercicio para reforzar la autoestima.

• Además, montar a caballo estimula la relajación de los miembros, tonifica los músculos y mejora la coordinación y el equilibrio.

• El corazón también sale beneficiado: se regularizan los latidos cardíacos y se normaliza el nivel de presión sanguínea

• También se disfruta de ventajas sin necesidad de montar en la silla: la simple proximidad con este animal, acariciarlo y mimarlo mejoran el humor.

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal