Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Técnicas para mejorar la atención

En este artículo aprenderás algunas técnicas para mejorar la atención que te permitirán entrenar y ejercitar tu cerebro, aumentando tu capacidad de observar y atender los estímulos de tu entorno…
  
  

Una correcta atención es
determinante para poder memorizar. Si no atendemos bien los estímulos, los datos
o las informaciones que nos llegan a través de nuestros sentidos, no podremos
memorizarlos.


Es por esto que considero que las técnicas para mejorar la atención son
importantes y deben ser también aprendidas como técnicas
para mejorar la memoria.

Nuestro cerebro, como ya me
habrás escuchado decir más de una vez si me has venido siguiendo, funciona de
una forma similar a nuestros músculos.

Necesita ser estimulado, ejercitado y entrenado para mantenerse en “forma”. Así
pues, todas nuestras habilidades mentales, entre ellas nuestra capacidad de
prestar atención a los detalles, pueden ser aprendidas, desarrolladas y
mejoradas con la práctica y un poco de esfuerzo voluntario por nuestra parte.

Para atender un objeto y todos
sus detalles debemos detenernos en él, y observarlo de forma activa y
participativa, es decir, interaccionar con él.



Este ejercicio te permitirá
empezar a desarrollar tu capacidad de observación y de atención activa.  Por
motivos prácticos, he dividido el ejercicio en5
pasos
 para que te sea más fácil de entender y lo puedas aplicar desde el
día de hoy:

1. Elige
un objeto cotidiano que
se encuentre dentro de tu entorno habitual (tu casa, tu oficina,…) Al principio
elige un objeto simple. No tiene por qué ser muy atrayente.

Más bien al contrario, cuánto más monótono y aburrido, más tendrás que
esforzarte por mantener tu atención en él y estarás entrenado a la vez tu control
mental.

2.
Obsérvalo durante 60
segundos (1 minuto). Atiende a todos y cada uno de sus detalles, sus
características y las ideas que te sugiera ese objeto. Trata de retener esta
información en tu memoria.

3. Transcurrido
el tiempo previsto, retira el objeto de tu vista y anota en
una libreta todos los detalles, características e ideas que puedas recordar del
objeto en cuestión. Dedica el tiempo que sea necesario a realizar este paso.

4.
Vuelve a mirar el objeto y
piensa qué cosas no has
podido recordar
, busca algún detalle en el que no te hubieras fijado en
un primer momento. ¡Seguro que vas a encontrar más de uno!

5.
Repite este ejercicio varias veces al día. Puedes usar el mismo objeto
varias veces. Te sorprenderá comprobar cómo cada vez encuentras muchos más
detalles o sensaciones en los que no habías caído durante las primeras
observaciones.

Después puedes ir cambiando y elegir cada vez un objeto más complejo, que te
dará mucho más juego.


* Otra forma de ir complicando este ejercicio es reducir el tiempo de
observación. Puedes probar con 40 o 30 segundos.

Te aseguro que aunque este
ejercicio te parezca muy simple y sencillo, si lo practicas cada día (como has
podido comprobar no te va a llevar más de 5 minutos) en poco más de una semana
vas a notar cambios sorprendentes en tu habilidad de observar y atender tu
entorno y  sus detalles.

Por
Gerard González, psicólogo de profesión y socio cofundador de Ticforma,
formación online y nuevas tecnologías, y autor del método "Duplica
tu memoria y Acelera tu Aprendizaje en 30 Dias
", que encontrarás haciendo clic
aquí
ahora.