Técnicas de memoria para aprender idiomas

Para hablar cualquier idioma es fundamental conocer el vocabulario, pero ¿cuál es el mejor método para aprenderlo?


La mayoría de las personas que estudian un idioma se plantean la misma pregunta en algún momento: ¿cuánto vocabulario se necesita conocer para comunicarse con los nativos de esa lengua?


La respuesta a esta pregunta dependerá mucho del experto al que se la planteemos.

En su libro, "Cómo utilizar su memoria", Tony Buzan afirma que apenas 100 palabras son las que  constituyen casi el 50% del vocabulario utilizado en cualquier conversación, ya sea en español, árabe o japonés.

Aprender el equivalente de estas palabras en un idioma extranjero puede ayudar a desarrollar rápidamente el vocabulario esencial para aplicarlo a cualquier conversación cotidiana que se mantenga con los nativos de esta lengua.
Pero ¿es realmente suficiente?

A continuación, se presentan algunas técnicas que se han aplicado al estudio de los idiomas. Un experto en aprendizaje emplearía cada una de ellas según el tipo de vocabulario que desee aprender y observaría el uso que los nativos hacen de éste en cada contexto para evitar cometer errores  que interfieran en la comunicación.

La técnica de asociar palabras

Generalmente, se puede funcionar de forma efectiva en un idioma extranjero con un vocabulario de alrededor de 1000 palabras, tal y como señala el Dr. Michael Gruneberg, creador de la técnica de "LinkWord" o “asociación de palabras”.

Gruneberg afirma que, con esta técnica de vincular una palabra, imagen o situación en su propio idioma a una palabra en el nuevo idioma, se puede adquirir el vocabulario básico de cualquier lengua extranjera en tan sólo 10 horas.

En la técnica del “link Word” aplicada al inglés, si una persona quisiera  aprender el significado de “hide” (“esconder” en español), simplemente debería imaginarse al Dr. Jekyl y Mr Hide, su personalidad oculta, la que está escondida.

El método de los LOCI


Según Cicerón, el método de los LOCI o “la habitación romana” se originó en la antigua Grecia alrededor del año 500 a. C. cuando el edificio que acababa de abandonar  se derrumbó, aplastando a todas las personas en su interior y haciendo imposible que los familiares de las víctimas pudieran reconocerlas.

Ante esta situación, el único sobreviviente, el poeta Simónides de Ceos identificó a las víctimas por su nombre basándose exclusivamente en recordar donde habían estado sentados a la mesa del comedor.


Esta técnica fue utilizada durante muchos siglos por los oradores griegos y romanos para pronunciar discursos sin utilizar notas y , hoy en día, por muchos profesores para recordar el nombre de sus alumnos a partir del lugar que ocupan en el aula.

El Método Pimsleur

Los defensores de este método para aprender idiomas, aseguran que sólo se necesitan 2.500 palabras para comunicarse con fluidez en un idioma extranjero.

El método Pimsleur, creado por el Dr. Paul Pimsleur, apuesta por la inmersión lingüística donde el alumno adquiere el vocabulario básico participando en conversaciones realistas.

Una forma de aprender por inmersión lingüística sería desplazarse al aeropuerto para escuchar en situaciones determinadas, como el embarque, a la azafata decir tanto “give me me your ticket, please” como “por favor, deme su billete”.

Pero se perdería mucho tiempo esperando que la situación se repitiese. Por ello, es necesaria la intervención de un docente que dirija la situación de aprendizaje, ya sea real o simulada.


Por otro lado, existen muchísimos métodos para memorizar el vocabulario, como “Aprende un idioma en 7 días” de Ramón Campayo, que apuestan porque el estudiante conozca el vocabulario básico para comunicarse independientemente de cómo lo utilice.

Sin embargo, muchos expertos opinan que con este tipo de métodos se pierde calidad en las interacciones lingüísticas porque la persona puede resultar demasiado infantil, bruta o excesivamente formal ante los oídos de los nativos.

Ahora bien, si se tiene en cuenta que más del 90% de la comunicación en cualquier idioma no es de tipo verbal, esto no tendría que tener importancia, al menos en la vida cotidiana y con la práctica vendría el perfeccionamiento.

Cuando uno comienza a aprender un idioma el primer paso es vencer el miedo escénico y atreverse a hablar.

Para ello, es fundamental que el cerebro pueda acceder a las palabras que componen el vocabulario esencial para cada situación, para lo que será necesario contar con un acervo memorístico de primera calidad.

Así que se trata de probar diferentes estrategias que contribuyan a la creación del fondo léxico en el idioma extranjero que se desea aprender y elegir aquellas que hagan más fácil la tarea. 


Por Jenny Guerra Hernández

www.facilmente.org


Por último, recuerde aprender algunas palabras y frases básicas en el idioma de los países que va a visitar. Puede hacerlo ya mismo inscribiéndose ahora en nuestros cursos gratis de idiomas (haga clic en el nombre del curso):
Curso de inglés gratis
Curso de francés gratis
Curso de taliano gratis
 Curso de portugués gratis

Curso gratis de español para Extranjeros

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"