Técnica del automasaje

Te enseñamos paso a paso la técnica para realizarte un relajante automasaje


Debe constar de cuatro tiempos:


1 – Fricción suave, como acariciando, durante cinco minutos, sobre piel untada o entalcada.

2 – Frotamiento medio, por cinco minutos.

3 – Frotamiento profundo por otros cinco minutos.

4 – Repetir fricción suave para finalizar, durante cinco minutos.

Otras maniobras de masajes no deben realizarse cuando no se poseen conocimientos específicos, ya que el efecto podría llegar a ser negativo, absolutamente opuesto al buscado.

La dirección de los masajes tiene que ser siempre de abajo hacia arriba y de adentro hacia afuera. Esto es de capital importancia, y cada zona debe trabajarse por partes no muy extensas.

Estas simples maniobras logran efectos profundos al restablecer la circulación y relajar tensiones.

Finalizando el masaje se impone un baño tibio, utilizando la misma técnica para pasar el jabón. Es decir, que no sea un simple baño higiénico, sino un complemento de la sesión realizada, que finaliza con un secado con toalla áspera, también con el mismo sistema.


Lo ideal es un descanso posterior con las piernas en alto durante treinta minutos como mínimo. EI resultado final: menos cansancio y mejor silueta.


Anterior: Cómo hacerse automasajes


Para aprender a realizar un masaje erótico, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Masaje Erótico