Tantra Yoga

Los fundamentos de este conjunto de técnicas de miles de años de antigüedad.
  
  

Tantra
Yoga, es un conjunto de técnicas, se estima hoy, creadas hace miles de años.

Shiva,
fue el primer asceta*, que, en su sed de conocer la verdadera esencia del ser
humano, abandonó la "seguridad" de las aldeas dravídicas, internándose
en los peligros de los desiertos, practicando tapas – autosuperación – y
descubriendo, así, las herramientas que conducen a la reintegración de todas
las dimensiones de un Ser humano y luego, a la Unión de ese mismo Ser, con la
energía cósmica.

Este
conjunto de ocho técnicas y su gran cantidad de variantes, puede ser combinado
de diferentes formas y recibió el nombre de Yoga – palabra sánscrita, que
puede traducirse como Unión.

Hoy,
comprendiendo que nuestra sociedad necesita códigos de comunicación, el Yoga
auténtico, tal cual nació hace tantos milenios, es denominado Tantra Yoga y
mal difundido como yoga sexual.

Tantra
Yoga
es, el "soporte técnico" de una filosofía de vida, denominada
Tantra. Sin la práctica del mismo, las poderosas energías que el Tantra
moviliza, carecen de la estructura física, energética, emocional y mental
necesaria, para vivirlo como una concepción del Universo y del Ser humano y es
probable, caer en meras fantasías sobre el aumento del placer sexual. Existe
una gran diferencia entre éste y el estado de conciencia que es meta del
Tantra.

En
las clases de Tantra Yoga, se practican todas las técnicas del Yoga auténtico
– mudrá, pujá, mantra, pránáyáma, kriyá, ásana, yoganidrá y dhyána
– meditación -, procurando alcanzar el estado de conciencia que es la razón
de existir del Yoga: Samádhi.

El sádhana
– práctica, disciplina -, en sánscrito, es un proceso que promueve y
reafirma el despertar humano. Transforma patrones de comportamiento y otorga
lucidez, haciendo aflorar la conciencia.

El sádhana,
practicado, en grupo, desarrolla nuestra más elevada sensibilidad
interpersonal. Cuando las personas practican juntas, ecualizan los
desequilibrios individuales.

La
felicidad de una persona, equilibra la tristeza de otra. Las auras individuales
se funden y forman un aura grupal. Sólo una hora de compartir este tipo de
energía, puede borrar los efectos de días o semanas de argumentos y
discordias, de ideas o preconceptos sobre un "otro".

Esta
transformación
áurica, ayuda a cada practicante a dar un paso más allá de una vida centrada
en las necesidades del propio ego

Las
prácticas grupales se realizan en grupos reducidos buscando así, una atención
"grupal y personalizada" (es bueno recordar que, dentro del contexto tántrico,
es ideal, realizar el sádhana a solas con tu compañero/a, en la vida
cotidiana).

(*)
asceta: tornarse radiante o irradiante

(La Casa del
Tantra)

Una
buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un
Taller
de Sexualidad y Erotismo

como el que puedes realizar
gratis
haciendo
clic
aquí
.

También
puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a
mejorar tu sexualidad
y tu relación de pareja en:

Sexo
y comida: el Tantra del amor

Cocina
afrodisíaca