Síndrome de Tourette

¿En qué consiste el síndrome de Tourette y de qué manera se puede tratar?
  
  


Este disturbio es neurológico y se caracteriza por movimientos reiterativos e
involuntarios. Involucran a un conjunto de músculos.

Los “tics”, como se conoce
a este trastorno suelen ser repentinos y breves. Los síntomas obsesivo
compulsivos también se incluyen dentro de este síndrome.


Características del síndrome de Tourette:


  • Aparece en la niñez

  • Generalmente se hace evidente entre los siete y diez años

  • Los hombres son más propensos a sufrir de este síndrome

  • Suelen empeorar cuando la persona está exaltada.

  • Podría tratarse de un trastorno hereditario


Síntomas del síndrome de Tourette:


  • Parpadeo

  • Encogimiento de hombros

  • Muecas faciales

  • zarandeo la cabeza u hombros

  • Aclaración continuo de
    garganta


¿Por qué se produce?


  • Muchas investigaciones aseguran que la causa es cierta anormalidad en
    algunas partes del
    cerebro. Los circuitos que hacen interconexión entre
    ganglios basales, lóbulo frontal y corteza cerebral con los
    neurotransmisores fallarían en determinados sectores.


Consecuencias para quienes padecen síndrome de Tourette:


  • Hiperactividad

  • Falta de atención y concentración

  • Dificultades asociadas a la lectura, escritura y aritmética

  • Depresión

  • Ansiedad


No existe actualmente ningún tratamiento que cure este malestar. “Los “tics”
suelen disminuir con la edad y muchos pacientes pueden controlar algunos
impulsos, si estos no son realmente graves.

Los trastornos de orden obsesivo
compulsivo afectan más a mujeres que a hombres, mientras que los varones
experimentan más presencia de diferentes tics”
, argumenta el neurólogo
argentino Juan Carlos Zwain.


A tener en cuenta:


  • Los estudiantes y adolescentes con síndrome de Tourette deben tener los
    niveles de estrés reducidos ya que ante el mínimo rastro de ansiedad, los
    síntomas se disparan.

    Es importante que los educadores tengan en cuenta esta
    patología para que el desarrollo intelectual se dé de la manera más normal
    posible. Rendir exámenes fuera de un tiempo estipulado puede ayudar mucho a
    la evolución educativa del estudiante.


  • Las aulas con pocos estudiantes o los grupos pequeños de
    trabajo son ideales
    para quienes padecen estos síntomas.


  • El entorno familiar y social debe estar muy conciente de lo que le pasa al
    enfermo para poder contenerlo y apoyarlo cuando aparezcan las crisis.

Tu hijo no quiere estudiar?
Inscríbete ahora
en nuestro curso gratis Ayúdame a entender por
qué debo estudiar