Síndrome de la mujer orquesta

Cómo encargarse de todo y no morir en el intento...

El trabajo, atender los quehaceres domésticos, encargarse de los hijos son tareas habituales para una mujer, pero cuando ésta carece de ayuda familiar y posibilidad de contratar a una persona para que alivie la carga y las responsabilidades, la situación se torna compleja y hasta puede llegar a enfermar a quien padece esta realidad de tanta exigencia.

Actualmente es muy normal que la mujer trabaje, se encargue de los tareas domésticas, si está sola y con hijos el panorama empeora y muchas mujeres experimentan tarde o temprano crisis de estrés que se pueden evitar si se tienen en cuenta las prioridades”, explica la psicóloga argentina Marisa Eubítor
 

Consejos claves para mujeres orquesta 

– La organización es fundamental para terminar el día de buen modo.

 Realizar una lista la noche anterior sobre todas las tareas que se deben hacer al día siguiente y establecer prioridades.

 Si se está sola para llevar a cabo todas las responsabilidades, no hay que sobre exigirse. Dejar para el fin de semana aquello que no sea de suma urgencia y encargarse de lo realmente importante.

 Planificar las comidas con antelación y hacerlo una vez al día es una buena manera de aliviar una carga que debe hacerse diariamente y hasta dos veces al día si se trabaja en la casa o si se pasa mucho tiempo en ella. Cocinar una vez al día es una buena alternativa para ahorrar el tiempo que esta tarea dispensaría por la noche.

 Dejar temas inconclusos para el día siguiente no debe hacer surgir el sentimiento de culpa. Es imposible abarcar todos los aspectos en poco tiempo. Lo que no es urgente debe ser pospuesto sin complejos.

 Debe existir al menos una hora en el día que se pueda dedicar para hacer algo que dé placer. Algo sencillo como escuchar música, darse un baño relajante, mirar televisión o leer algo interesante.

 Encontrar una manera de hacer las cosas con alegría. Las obligaciones no pueden evitarse, pero sí es posible verlas con otro humor para que no sea una imposición constante el tener que realizarlas. Pensar en lo valioso que es la autosuficiencia y poder concretar aquello importante debe ser motivo suficiente para sentir orgullo de sacar el día a día adelante. 

Hay que tener en cuenta que la sobre exigencia sólo lleva a problemas emocionales y físicos. 

Problemas frecuentes en la mujer orquesta 

 Falta de energía

 Mal humor constante e irritabilidad

 Depresión

 Desórdenes alimenticios

 Falta de deseo sexual

 Frustración y sensación constante de culpa por no poder cumplir con todo.

 Estrés y nerviosismo

 Ansiedad

 Insomnio 

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.