Síndrome de la mujer con culpa

Cómo hacer para no quedar atrapada en la espiral de la culpa y evitar las consecuencias en tu vida personal y profesional

Desde la infancia, se puede desarrollar este sentimiento de culpa. “La manera en que los padres tratan a los hijos, la falta de afecto o la educación que sobre todo han tenido y aún hoy tienen las mujeres hace que este sentimiento aflore y se desarrolle conforme pasan los años.


Una mujer hoy en día, se siente culpable por una gran cantidad de hechos que afectan su carácter y el de aquellos que la rodean de una manera muy hostil”, comenta la psicóloga uruguaya Silvana Avignolo.

Por qué circunstancias una mujer se siente culpable:

· Por querer superarse profesionalmente

· Por ganar más que su pareja

· Por no tener hijos o por tenerlos

· Por no disponer del tiempo deseado para dedicarle a otros

· Por ser maltratada o agredida

· Por no cumplir sexualmente cuando la pareja así lo requiere 

Los motivos abarcan muchos acontecimientos diarios y son de lo más variados. “No se puede generalizar, pero en la mayoría de los casos el sexo y el tema laboral son las dos grandes causas disparadoras de la culpa en las mujeres”, comenta la terapeuta.

La autoestima está ampliamente relacionada a este sentimiento negativo. “Una mujer segura de sí misma no experimentará esta condición por el simple hecho de que estará en la posición de poder comprender por qué actúa como actúa y reforzar su conducta llegado el momento.

Una mujer indecisa y dubitativa siempre verá en ella los defectos y no en el otro
”, argumenta la profesional.

En los casos en los que el sentimiento de culpa femenino está tan arraigado y ya forma parte del estilo de vida de la mujer, “hay que trabajar sobre la autoestima y sobre el análisis del suceso que provoca este síndrome ya que es una adicción y hay que curarla. Reflexionar sobre lo que ha pasado y pensar en la manera de revertir ese sentimiento tan negativo.

No centrarse ni regodearse en él sino afrontarlo hasta lograr destruirlo por completo. Ser responsable de nuestros actos es muy positivo, pero no siempre lo que sucede es a raíz de nuestra conducta.

Hay que saber diferenciar cuando se trata de un hecho aislado de cuando es algo constante que mina la relación con uno mismo y con los demás
”, clarifica la especialista.

Más recomendaciones a tener en cuenta:

· En primer lugar, es importante reconocer cuando la culpa se hace evidente para poder atajarla a tiempo.

· Reflexionar sobre lo que la ha hecho surgir sin autoagredirse. “Tomar distancia de la situación, salirse de la primera persona y ver todo como si se estuviera proyectando en una pantalla de cine.

Este ejercicio es útil para ver la situación con objetividad y claridad. Seguramente se logrará una enseñanza de ella
”, aconseja Avignolo.

· Buscar soluciones posibles y no atarse al problema. “Es importante contar con las herramientas necesarias para solventar el inconveniente y no quedarse atrapado en un remolino que no lleva a nada, sino a confusión”, finaliza diciendo la experta.

Si deseas sentirte cada vez mejor, te sugerimos el programa de entrenamiento desde tu hogar “4 Pasos para Subir Tu Autoestima”, de Robert Grimaldi, que encontrarás haciendo clic aqui