Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Ser sensato en la calle es tener sentido común.

Averigüe cuál es su cociente de «sensatez en la calle»
  
  

  • ¿Camina
    o corre usted solo, a la mañana temprano o tarde por la noche, cuando las
    calles están tranquilas y desiertas?
  • ¿
    Pone usted su dinero, llaves, tarjetas de crédito, chequera, etc. en su
    bolsa y luego la deja completamente abierta sobre un mostrador, un
    escritorio o el suelo? ¿Pone usted su billetera en su bolsillo de la
    chaqueta y luego cuelga ésta en un perchero o la abandona sobre una silla?
  • Mientras
    camina o conduce su automóvil ¿deja usted que su mente divague distraídamente
    sobre su trabajo o las muchas cosas que debe hacer?
  • ¿Piensa
    usted que es una pérdida de tiempo cerrar su automóvil con llave si usted
    va a estar de vuelta dentro de pocos minutos?

Si
usted respondió a cualquiera de las anteriores preguntas con un «sí», tendrá
que cambiar varias costumbres . Pero aún si respondió a todas negativamente y
obtuvo el cociente máximo, continúe leyendo. Dedicar unos minutos a este
panfleto ahora le evitará inconvenientes mas adelante.

Sensatez básica en la
calle

  • Dondequiera
    que esté — en la calle, en un edificio de oficinas, en un centro
    comercial, conduciendo su automóvil, esperando el autobús o el subterráneo
    ¿esté alerta y preste atención a lo que acontece a su alrededor.
  • Con
    su actitud manifieste que usted está tranquilo, confiado y que sabe hacia
    donde va.
  • Confíe
    en sus instintos. Si alguna cosa o alguna persona lo alarma, evítela o retírese
    del lugar.
  • Conozca
    los barrios donde usted vive y trabaja. Sepa donde están los cuarteles de
    policía y de bomberos, los teléfonos públicos, los hospitales, las
    tiendas y los restaurantes que permanecen abiertos hasta tarde.

Al
andar a pie — día y noche

  • Camine
    por calles bien iluminadas y transitadas. Evite acortar camino pasando por
    áreas boscosas, estacionamientos o callejones.
  • No
    haga alarde de tener grandes sumas de dinero, ni ostente otras posibles
    tentaciones, tales como joyas o ropa cara.
  • Lleve
    su bolsa pegada al cuerpo y no colgando de las tiras. Ponga su billetera en
    un bolsillo interior de la chaqueta o en un bolsillo delantero del pantalón.
  • Trate
    de usar la máquinas dispensadoras de dinero durante el día. Tenga su
    tarjeta a mano
  • No
    use calzado ni ropas que restrinjan sus movimientos.
  • Tenga
    a mano la llave del automóvil o de la casa antes de llegar a la puerta.
  • Si
    usted piensa que alguien lo está siguiendo, cambie de dirección o cruce la
    calle . Camine hacia un negocio que esté abierto, un restaurant o una casa
    iluminada. Si tiene miedo, grite pidiendo ayuda.
  • Si
    usted tiene que trabajar hasta tarde, asegúrese de que haya otras personas
    en el edificio y pida a alguien un colega o guardia de seguridad que lo
    acompañe hasta su automóvil o la parada del autobus.

Al
transitar en automóvil

  • Mantenga
    su automóvil en buenas condiciones de uso. Asegúrese de que tiene
    suficiente gasolina para ir a su destino y regresar.
  • Siempre
    cierre las ventanillas y cierre su automóvil con llave aunque vaya a
    regresar enseguida. Inspeccione dentro y fuera del vehículo antes de
    entrar.
  • Evite
    estacionar en áreas alejadas que tienen poco tránsito peatonal o de vehículos.
    Esté especialmente alerta a estacionamientos al aire libre o garages
    subterráneos.
  • Si
    piensa que alguien lo está siguiendo, no vaya a su casa. Diríjase al
    cuartel de policía o de bomberos, una estación de servicio o cualquier
    otro negocio y pida ayuda.
  • No
    recoja vagabundos que le hagan seña y nunca pida a un extraño que lo lleve
    en su vehículo.

En
autobuses y trenes subterráneos

  • Use
    paradas que estén bien iluminadas y transitadas.
  • ¡Manténgase
    alerta! No se distraiga ni se quede dormido.
  • Si
    alguien lo molesta, no se sienta incómodo y grite bien fuerte «¡Déjeme
    en paz!» Si esto no surtiera efecto, utilice el dispositivo de emergencia.
  • Al
    descender, observe quien deja el vehículo con usted. Si se siente
    intranquilo, camine directamente hacia un lugar donde haya otra gente.

Si
alguien intenta robarle

  • No
    se resista. Entregue sus bienes, no entregue su vida.
  • Denuncie
    el crimen a la policía. Trate de describir a su atacante con precisión. Su
    denuncia puede ayudar a prevenir que otras personas se conviertan en víctimas.

¡Tome
partido!

  • Ayude
    a la seguridad de su barrio y lugar de trabajo notificando cuando la luz de
    la calle no funciona, limpiando parques y sitios baldíos y presionando a
    las autoridades locales para que mejoren la iluminación de los lugares públicos.
  • Unáse
    a los comités de vecinos, apartamento u oficina, si existen, a fin de
    resguardarse mutuamente con sus vecinos y ayudar a la policía.
  • Ayude
    al amigo o colega que haya sido víctima de un crimen. Llévele comida,
    cuide de sus hijos, búsquele el teléfono del servicio de ayuda a víctimas
    o para caso de crisis. Escuche, tenga compasión y no lo haga sentir
    culpable.
  • Procure
    atacar la raíz del problema. Empéñese en mejorar los servicios de
    tratamiento a drogados, la educación preventiva contra el crimen y el abuso
    de drogas y las oportunidades de trabajo y recreación destinadas a la gente
    joven de su comunidad.

Fuente:
National Crime Prevention Council
(USA)