Secretos para una larga vida de nuestras plantas: el Aloe Vera

fengshuibanner336x280
La vida de las plantas se alarga o se acorta según la dedicación que se ponga en sus cuidados. Algunos secretos pueden favorecer este proceso y hacer que tanto flores como plantas nos acompañen saludables un tiempo más.

En el caso
de un ramo de flores,
que generalmente no duran mucho mas que uno o dos días,
se puede aplicar el “método del vinagre” que consiste en quitar las hojas inferiores y añadir al agua un chorrito de vinagre de
alcohol. Al cabo de varios días observarás cómo las flores conservan intacta
su belleza.

Aloe Vera: Secretos de una planta milagrosa

Lo recomendable es tener esta planta en espacios amplios con luz indirecta del
sol. En macetas y jardines se reproducen muy fácilmente; se separan sus hojas
como gajos y se vuelve a plantar cerca de la planta madre.

Esto debe
hacerse durante la primavera. La variedad más popular en estas pampas es la
Agave Americana, que produce espigas florales de 30 cm. hasta 3 metros de
altura, sobreviviendo aun con fríos intensos y no requieren mucho riego.

Las hojas deben ser cortadas por la noche o a la mañana muy temprano, de la
parte más baja de la planta, ya que son las más antiguas y potentes. Se
retiran las espinas y se procesa según el uso que se le vaya a dar.

Un secreto saludable para tener en cuenta es aspirar el vapor de la hoja
hirviendo, que es un potente descongestivo de las vías aéreas superiores. 

Uno de los factores que mas perjudican la vida de las plantas es la existencia
de parásitos. La solución mas efectiva para este inconveniente es utilizar
seis ó siete fósforos clavados cabeza abajo dentro de la maceta eliminan los
parásitos. El azufre los destruye sin perjudicar a la planta.


Un consejo mas que saludable es no tirar el agua del jarrón de las flores, ya
que se trata de un excelente abono. También es muy buena para las plantas el
agua (sin sal) de hervir las legumbres, echándola cuando esté fría.

Otro de los inconvenientes que sufren las plantas es el del descuido. Ante una
ausencia prolongada, y la imposibilidad de contar con alguien que las riegue, se
puede colocar en un recipiente grande todas las macetas que quepan y llenarlo de
agua hasta las 3/4 partes de altura de las mismas.

Como el
material en que están fabricadas las macetas es poroso, el agua irá penetrando
a medida que la planta necesite hidratación.