SARS, ¿el Sida de este siglo?

Los medios de todo el mundo afirman a diario que crece el número de víctimas de este tipo de neumonía atípica, también denominada SARS. Aprenda cómo protegerse y a proteger a su familia
  
  

La
neumonía atípica, también denominada síndrome respiratorio agudo y severo, o
SARS, continúa sumando víctimas en todo el mundo, y si bien es cierto que aún no
hay razón para entrar en pánico, no estaría mal que conozca más detalles sobre
este tipo de enfermedad, para la que aún no se ha encontrado cura.

 Aparentemente, el agente responsable del SARS se traslada en las gotitas
diminutas del líquido que una persona infectada arroja hacia afuera cuándo tose
o estornuda. Según afirman los expertos, también existe la posibilidad que el
mismo se vehiculice a través de otros fluidos corporales.

 Con todo, aún no se conocen fehacientemente todas las vías de contagios. Sucede
que los científicos creen que el SARS pudo ser causada por algún tipo de
coronavirus, (una familia de virus que causan el resfriado común), y como
algunos coronavirus pueden sobrevivir hasta tres horas fuera del cuerpo, es
posible que si una persona infectada tosió y dejo gotitas en una llave de luz, o
en algún otro objeto que otra persona volvió a tocar al poco tiempo, esta última
persona pueda contagiarse la enfermedad. 

Protegiéndose del SARS

 


Para lograr la máxima protección contra el SARS, los especialistas médicos
recomiendan aplazar, dentro de lo posible, los viajes a Hong-Kong, China,
Singapur y  Vietnam. Si bien se ha tenido conocimiento de algunos casos de SARS
en Canadá, no hay registros de que esta enfermedad pueda haberse extendido más
allá de esos casos puntuales, por lo que en principio no hay contraindicaciones
para viajar a ese país.

 Un
temor de muchas personas, es la posibilidad de contagiarse el SARS por un
pasajero que ha llegado al país ya infectado. De hecho, hay algunos (muy pocos)
informes que sugieren esa posibilidad, pero, sin embargo, desde la OMS,
Organización Mundial de la Salud, afirman que esos casos no significan
necesariamente que el virus se pueda propagar por aire, sin tener un contacto
cercano y directo con estas personas.

 De
todas formas, y con el objetivo de reducir la propagación internacional de SARS,
la OMS instó a los oficiales de vuelo identificar a los pasajeros de líneas
aéreas internacionales que parten de Toronto, Singapur, Hanoi y varias ciudades
chinas en la que hay varios casos de SARS, para que, en el caso que noten a
alguien con signos de portar esta enfermedad, les soliciten demorar su viaje
hasta que se compruebe que están sanos, o bien se sientan mejor.


 Como saber si se está enfermo 


Los síntomas del SARS, comienzan generalmente con una fiebre mayor a 38 º, y
muchas veces con sensaciones de fríos, dolores de cabeza y otros dolores
corporales. Asimismo, entre los dos y siete días de haberse contagiado, las
víctimas pueden también sufrir de tos. Otros síntomas que también se han
presentado, son disnea (menor capacidad y/o dificultad para respirar) y/o
pulmonía.

 Las personas que mayores riesgos tienen de contagiarse esta enfermedad, son
aquellas que viajaron o residieron recientemente (10 días antes de desarrollarse
los primeros síntomas) en las zonas mencionadas de Asia, así como quienes han
tenido un contacto directo y muy cercano con una persona infectada, como por
ejemplo los trabajadores de asistencia médica (de hecho, cerca del 90% de los
casos se ha dado en personal sanitario), y aquellos que compartan una casa con
pacientes con SARS.  


Para el caso que experimente los síntomas señalados anteriormente, es decir
fiebre mayor a 38 º, dificultad respiratoria o tos, debería ponerse en contacto
inmediatamente con su médico de cabecera o clínica de salud más cercana, y no
bien entre en contacto con estos profesionales, debería informarle sobre el
destino de sus viajes recientes, para que los mismos puedan constatar si allí
ocurrió algún caso de SARS. También debería informarle si cree haber entrado en
contacto cercano, durante los últimos diez días, con alguien que estuvo en esos
lugares y/o tuvo los síntomas de SARS.

 En
esa instancia, le realizarán una
historia clínica detallada,
pidiéndole información sobre viajes y contactos cercanos con personas que
sufrieron enfermedades agudas durante los últimos 10 días. Además, se le
requerirán estudio médicos consistentes en radiografías de tórax y análisis de
laboratorio.

 Para el caso que no
surjan mayores problemas, y a los dos días deje de tener fiebre y tos, solo se
le aconsejará extremar sus medidas de higiene personal y, por las dudas, evitar
áreas públicas hasta que se encuentre totalmente recuperado (o bien regresar a
la clínica si su condición empeora).

 Caso contrario, deberá
permanecer, en principio, aislado de las personas sanas, hasta que nuevos
estudios arrojen valores normales, en cuyo caso deberá esperar, igualmente, una
semana hasta retornar a los sitios públicos (incluyendo el trabajo y/o el
estudio).