Ropa de cama abrigada

Cuando el frío comienza a sentirse, queremos ropa de cama que abrigue. Pero a su vez también queremos que sea agradable y combine con los colores del ambiente, además de que sea económica. Pero, ¿cómo elegir?
  
  

Ropa de cama abrigada

Al momento de
elegir ya sea frazadas o acolchados lo que hay que tener en cuenta es que sean
agradables a la vista y que sean abrigados.


Las últimas
tendencias prefieren todo lo que sea liso. Para esto usted puede elegir todo un
juego del mismo color que combine con el ambiente: acolchado, cubresommier y
fundas de almohadas. Si quiere ser un poco más atrevido puede optar por
aquellos estampados con flores discretas.


Las sábanas
también pueden hacer juego con el acolchado o bien elegir un color que combine
con este.


Con respecto
a los cubresommier lo mejor es elegir aquellos que terminan en volados con
algunos detalles en puntillas. Para que sea más discreto lo mejor es elegirlo en
algún tono de blanco o color arena. De esta manera puede combinar con cualquier
ropa de cama.


En cuanto a
las colchas las mejores por su aspecto serio son las portuguesas. Otra opción
son las de chenile y algodón que vienen con flecos. Estas tienen un brillo que
pueden ir muy bien con los demás colores de la habitación.


Para
finalizar puede combinar con almohadones con diferentes formas y tamaños.




Consejos para estar a la moda


·

Los
cobertores no deben llegar hasta la cabecera de la cama.


·
Todas
las piezas deben lucirse: desde los almohadones hasta las sábanas.


·
Los
colores de las sábanas deben ser en la gama de los beiges, crudos y azules.
También el gris en todas sus variantes.


·
Si
son claras y lisas no se olvide de combinar con los colores de la colcha y las
mantas.


·
Puede
ubicar una manta rústica a los pies de la cama. Puede ser de lana, de chenile o
de fibra de la India.




Consejos para combatir mejor el frío


·

El
edredón es la mejor opción para las bajas temperaturas. Además de servir como
cobertor se limpia fácilmente. Como tiene relleno (de plumas, guata o fibra)
recubierto con una funda solamente hay que retirarla y lavarla.


·
Otro
consejo es tener varias fundas de diferentes colores para ir cambiándolas. Por
ejemplo los colores lisos son fáciles de combinar. Otros colores agradables son
los blancos, los piedra, los naturales, los azules, violeta, negro o tomate.


·
Otra
buena opción son las frazadas o mantas que también abrigan. Las últimas son las
que quedan a la vista.


·
A
la hora de elegir mantas tiene que dedicarle tiempo ya que hay muchas
variedades.

Existen aquellas tejidas con punto fantasía o de hilo. También las
de polard (de material sintético liviano y abrigado). Hay de muchos tonos.

Las
que son tejidas son muy decorativas de cuidados intensivos para que no se
estiren. También hay trenzados con ochos o lisos que por lo general vienen en
tonos pasteles.



Para tener un hogar decorado profesionalmente por ti mismo,
aprende los secretos de la
decoración de interiores
en
nuestro curso gratis El color aplicado al
diseño interior.
Inscríbete ahora haciendo
clic aquí
.