Remedios caseros para las uñas quebradizas

Las carencias nutritivas pueden hacer que las uñas se tornen frágiles y se quiebren. Los hongos y las lesiones también contribuyen a que la constitución de la uña se altere. Le brindamos algunos consejos para poner en práctica y revertir esta condición…
  
  

Las obligaciones diarias y las múltiples tareas dentro del hogar, hacen que las
uñas
puedan verse perjudicadas. Sin embargo, a pesar de la falta de tiempo hay
que procurar algunos cuidados básicos para que las uñas se mantengan fuertes y
saludables.


Para tratar el debilitamiento, la rotura y la caída de las uñas, le proponemos
algunos consejos caseros muy efectivos:


1.- Mezclar ½ vaso de
aceite de ricino con el zumo de un limón. Sumergir las
uñas en esta preparación y mantenerlas en el líquido de tres a cinco minutos.
Reiterar varias veces al día.


2.- Colocar las uñas en un bol que contenga ½ cucharada de cola de caballo y una
cucharada de consuelda previamente hervida. Dejar actuar durante diez minutos.
Estos ingredientes son muy benéficos ya que contienen sílice y otorga fuerza y
brillo a las uñas.


3.- Mezclar dos cucharadas de pulpa de papaya con una yema de huevo. Agregar una
cucharada de
aceite de almendras. Aplicar la pasta obtenida sobre las uñas y dar
un suave masaje. Dejar puesta la preparación durante treinta minutos.


4.- Verter el zumo de una naranja en un recipiente y añadir una cucharada
pequeña de azúcar. Introducir las uñas y dejar descansar durante cinco minutos.
Lavar las manos y embeber un algodón en aceite de almendras y pasar por cada una
de las uñas.


5.- Sumergir las uñas en un recipiente que contenga medio vaso de agua tibia y
una cucharada de bicarbonato de sodio. Dejar actuar durante quince minutos.
Reiterar una vez a la semana.


Recomendaciones
para cuidar las uñas


1.- Utilizar guantes protectores de látex en el momento de lavar la vajilla ya
que el contacto del detergente con la piel, daña las manos y las uñas.


2.- Mantener las uñas cortas y bien limadas, sobre todo si se rompen con
facilidad.


3.- No utilizar las uñas como herramientas para abrir recipientes, desprender
etiquetas o destapar latas.


4.- Los endurecedores pueden funcionar a corto plazo, pero lo que hacen es
lastimar la uña.


5.- Las uñas artificiales ocultan las uñas perjudicadas, pero no solucionan el
problema. Su constante uso puede provocar hongos e incluso dañar la uña cuando
se intente quitar el pegamento de la uña artificial.