Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Relato de un viaje a Namibia, VI

Las pinturas rupestres, las piedras de Spitkope y las focas de Cape Cross.
  
  


11/8/99:

Dormimos fenomenal, esto del aislante funciona, cuando llegue a Madrid tirare
las colchonetas,  con una almohada y un aislante me llevare la vida por delante,
Alfie ya esta mucho mas relajado, desayunamos cargamos camión  y salimos en
dirección a las pinturas rupestres, están en una pedrera de arenisca rojiza que
es una belleza fuera de esa pedrera es todo una sabana seca y árida  y allí una
belleza de cuevas, frescos y pinturas de figuras estilizadas y animales con los
que convivieron. Hicimos el circuito largo y el otro hubiera implicado ver otras
cosas.

Salimos de allí con dirección a Spitkope, hicimos una parada técnica a las 12 en
Uis Mine un pueblo que lo primero que se ve es una montaña de sal, y de paso nos
enteramos que es un gran productor de sal.

Como habíamos puesto fondo, compramos en el super Marula, coñac y vino.

Y
con el camión repleto de alcohol nos vamos a nuestra siguiente acampada libre,
zona de escaladores y belleza de piedras bien colocadas y grandes eso es
Spitkope, llegamos a la 13:30.

Nos toco de cooker a Fernando y a mi pues Kim,
comento que aunque les tocaba a ellos, como habían frito muchas salchichas y
nosotros no habíamos cocinado pues que pasaban turno, a nosotros no nos importo
pero como se trastocó el orden hubo personas que se molestaron y sobre todo
perdimos la sensación de orden el ultimo día ya nadie sabia si le tocaba o no.

Con lo cual mi chico y yo manos a la obra, ensalada, hicimos una de tomate
aceite y ajito, les gusto mucho y luego lo de siempre queso, atún pero eso
aparte, recogimos y Alfie y Barri subieron a la roca, yo quería subir pero nadie
quiso pues hacia calor y tocaba la digestión, yo muy mía y con pocas ganas de
charloteo y si de movimiento me subí en busca de los guías y después de 2
intentonas di con ellos, Fer salió a buscarme pero como no me vio, volvió y
montó el solo la tienda. Apechuga, de todas formas como soy mujer fácil baje
pronto para ayudarle.

Me pierde la debilidad, al poco rato ya estaba todo el
mundo preparado para subir a ver la puesta de sol y así lo hicimos fue una
puesta estupenda, allí tumbados, relajados y felices comentando cosas haciendo
fotos. Felices, había efluvios positivos.

Como nos toca la cocina, pues nos ponen a pelar patatas, gracias a Dios todos se
solidarizan y las pelamos entre todos, eso si que fue un equipo, a partir de ahí
prácticamente, todos fregábamos, todos cocinábamos, vamos un desmadre, pues el
ultimo día todo el mundo consideró que había hecho mucho y se quedo sin hacer,
si es que el orden es el orden.

Antes de la cena bailamos, después de la cena
jugamos al 7, 17, 27 … nuestra zona perdíamos siempre, ¡que conste! No lo
hacíamos aposta. Nos acostamos a las 10:30 después de mucho alcohol a causa de
las pérdidas, aunque siempre bebíamos los mismos.


12/8/99:

Nos levantamos a las 5 de la mañana y salimos a las 7 de la mañana, con un
bonito amanecer sobre las 6 de la mañana, vamos direccion Cape Cross a ver focas
y tardamos 3horas.

El
viaje hasta allá fue muy frío, pues nos cogió la niebla típica de la zona,
parecían  el techo y las paredes manantiales de agua, llegamos al Atlántico a
las 10 de la mañana, es espectacular, la cantidad de focas que hay, 100.000, con
sus crías, hacen ruidos, se pelean, huelen, amamantan, y por si acaso hay alguna
que muere hienas para comerse  las crías.

Nos comentan que de 8 a 10 de la mañana esta prohibido ir a verlas pues matan,
para sacar grasa y piel, y sobre todo para controlar la población de ellas.

En
este sitio hay una estatua a un portugués que fue el primero que pisó esto, piso
y se volvió a ir, no me extraña, no es un sitio como para llevar una cómoda
vida, con las inclemencias del tiempo.

A
las 11:30 salimos hacia Swakamund llegamos a las 13:30, al albergue era una
casa, con muchas habitaciones con camas literas, un tanto destartaladas, pero
por fin pillábamos una cama, nosotros con todo nuestro morrazo cogimos una
habitación para nosotros solos, ¿se podía? Y yo que sé, nos dijeron que sí pues
ala  a ello. Los baños eran limpios y estupendos.

Fuimos los primeros en ducharnos para se los primeros en comer para ser los
primeros en irnos a gastarnos los $ namibios bajar al Atlántico y pasear por la
ciudad, a las 2:30 nos fuimos teníamos 1,5horas para nosotros solos, nos
sentíamos como pájaros.

Compramos, mascaras, postales y collares. Bajamos al océano, estaba bravío, la
playas tenia buena pinta. Luego caminamos por la ciudad típicamente alemana en
las fachadas de las casas, la pastelería era deliciosa y los súper estupendos.

Tomamos un café con pastel con Ana, Olga y Santi y luego nos fuimos al hotel, a
las 4 en puntito, pero Barry se perdió en la lavandería y no llegaba, Fernando y
Alfie comenzaron el trofeo de billar “la banana” por cierto Españo 0 Sudafrica
1.

Y mientras nuestras niñas se enfadaron por que jugaban al billar sin darse
cuenta que estábamos esperando y se fueron a tomar cafetito , tuvieron que ir a
buscarlas, y salimos a las 4:45 hacia Walvis bay, y tan contentas con la hazaña
llegaron que no pararon de cantar todo el camino a ver los pelícanos rosas que
nosotros vimos negros gracias a que ya casi había anochecido. No nos importo
pues ellas fueron muy felices durante el viaje, estas cosas pasan. Cada uno es
cada uno y además hay gente pa’tó.

Nos dejo el camión en una punta de la bahía y fuimos caminando como 1h hasta el
restaurante, el sitio era idílico, era un barco en el mar, cuando entramos
estaba la marea alta y había cantidad de agua debajo de nosotros y al salir
estaba baja y teníamos la arena debajo.

Cenamos una ensalada riquísima y un plato de pescado y marisco delicioso, postre
y vinos por 3000 pts cada uno.

Después Alfi nos comento lo de tomar un Sprinbok, y
consistía en lo siguiente: vasitos de licor llenos de marula y menta. Y el
proceso de tomado el siguiente

1.- te colocas los dedos a modo de cuerno en cada sien.

2.- te colocas en una esquinita y vas saltando cual
gacela hasta el vaso donde se encuentra la ansiada bebida, mueves el culete un
poquito y con tu boquita coges el vaso y ala para adentro el liquido, luego y
aquí viene lo difícil, sueltas el vaso de nuevo en el mostrador.

Lo difícil es
tragarse el liquido sin tragarse el vaso, por lo cual yo me quite el vaso con la
mano y me trague luego el liquido, Ferni se pretendió tragar el liquido y vaso y
no lo cató pues lo tiró al mostrador.

Nos acostamos a las 11:30 y al día siguiente nos levantábamos a las 4 de la
mañana, las spice Olga y Ana y Santi y Barry se fueron de copichuelas y algunas
no volvieron hasta la hora del autocar ¡ay pillina!

Siguiente