Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Reglas básicas para el mantenimiento de la PC

Los puntos imprescindibles a tener en cuenta para que su ordenador marche como un reloj (suizo).
  
  

Organización


 Si
el
disco rígido
va quedando chico, antes de pensar en cambiarlo por otro más
grande, lo mejor será hacer un prolijo repaso de todo el contenido. Una suerte
de inventario, si se quiere, que permitirá descartar lo inútil y ordenar lo que
efectivamente conviene tener.


Para organizar todo, lo mejor es apelar al sistema de carpetas que ofrece
Windows, que para algo está y es muy práctico. Conviene desalentar la típica
manía de bajar programas o archivos directo al Escritorio o a la carpeta Mis
documentos.


Una herramienta que suma bits rápidamente  es el Liberador de espacio en disco,
en el menú Herramientas del sistema de Windows: Ir primero a Inicio (en el
rincón inferior izquierdo de la pantalla), luego a Programas, luego a Accesorios
y luego a Herramientas del sistema (el camino sería, entonces:
Inicio/Programas/Accesorios/Herramientas del Sistema/Liberador de espacio en
disco).


Pero si se trata de borrar programas hay que ir a Agregar o quitar programas, en
el Panel de control (Inicio/Panel de control/Agregar o quitar programas), y
seleccionar los descartables.

Al
finalizar hay que resetear la PC y correr el Desfragmentador de disco
(Inicio/Programas/Accesorios/Herramientas del Sistema/Desfragmentador de disco).

Antivirus

 La
educación y la responsabilidad de los usuarios son los pilares en los que se
apoyan los expertos en seguridad informática para espantar virus y crackers.

Consejos de los fabricantes de antivirus:

Limpieza

El
polvo y la suciedad no son sólo una cuestión estética, sino que pueden crear
problemas serios en su PC.

El
exceso de suciedad y las pelusas pueden taponar la ventilación en el gabinete de
la PC o las ranuras de la carcasa del monitor y formar una capa de aislamiento
en la superficie de los chips. Ambos hacen que los chips se recalienten y se
deterioren de manera prematura.

La
solución es obvia: hay que ponerse a limpiar.

 Si
su PC está en un ambiente relativamente pulcro, cerrado y con un control
climático, con una repasada anual alcanza.


Pero, en la mayoría de los casos, habrá que repetir la operación cada 2 o 3
meses.

 Hay por lo menos tres puntos sensibles que siempre necesitan de un aseo más o
menos profundo:

1) El gabinete de la PC;

2) el monitor;

3) el teclado.

 Use un cepillo de cerda blanda/antiestática, paños que no se deshilachen y
algunos hisopos para los lugares menos accesibles.


Entre los agentes más nocivos el más peligroso es el azúcar. Supera incluso a
los líquidos, salvo que estos sean dulces como las gaseosas por ejemplo. El
azúcar actúa químicamente sobre los circuitos y los destruye.

El
talón de Aquiles del mouse es el mecanismo de la bolita y los rodillos. La
pelota no sólo mueve el puntero en el monitor sino también la mugre del
escritorio, por más que se use un pad. Levanta pelusas y basuritas varias.


Quite la tapita que sostiene la bola del ratón (y la misma bola, claro), y con
un hisopo apenas humedecido hay que refregar los rodillos hasta limpiarlos por
completo.

 Fuente: Adaptado de “Nueva Humanidad”