Regla número 1 para parecer más delgado: ropa monocromática

Color único, primer paso para una mejor silueta.
Pagina nueva 1 La leptospirosis es una enfermedad transmitida por una bacteria llamada Leptospira

La ropa de un solo color es uno de los grandes aliados de la elegancia, elegido por los mejores diseñadores para vestirse a sí mismos (sobre todos cuando les sobran algunos kilitos).

Tres razones explican esta preferencia:

-Es una forma instantánea de parecer más alto y más delgado.

-Es siempre elegante.

-Permite dejar de romperse la cabeza para ver como combina esto con aquello con lo de más allá.

Esto se explica, en primer lugar, porque el color es la PRIMER cosa que alguien nota de la vestimenta ajena, aun los más distraídos y menos interesados en cómo se visten los demás.

En segundo lugar, porque la ropa del mismo color produce una línea vertical poderosa y sin interrupciones, que alarga el cuerpo.

Ambos factores transforman a la ropa monocromática en una de las herramientas más poderosas para parecer más delgados.

Un color único no significa una sola textura. La combinación puede añadir riqueza e interés, siempre que se respete la regla de no mezclar telas que agreguen volumen a su contorno corporal.

Agregue, de acuerdo a la ocasión y la impresión que quiera dar, seda, terciopelo o chiffon, pero ni se le ocurra combinar camperas de cuero con pantalones satinados, o extravagancias por el estilo (salvo que tenga un cuerpo muuuy especial).

Lógicamente, habrán muchas ocasiones en que se aburrirá de llevar ropa de un solo color. El truco es combinar colores sin perder el “efecto” monocromático.

Primer truco: La yuxtaposición de tonos (brillantes y opacos), yendo del negro (el más oscuro) al blanco (el más claro).

Puede mezclar distintos colores del mismo tono (amarillo y rosa pálidos, verde y lavanda pastel, rojo y púrpura brillantes, etc.).

Todas estas combinaciones son posibles, pero no cabe duda que la mejor para parecer más delgado es mezclar colores más oscuros y sutiles, o combinar el negro con un tono oscuro de otro color (los colores oscuros absorben la luz y se “funden” mejor).

De este modo se añade interés, sin que las sutiles variaciones cromáticas lleguen a distraer la mirada del observador.

Por otro lado, hay que tener cuidado con los colores brillantes pues atraen la atención al lugar en que se juntan, y esto puede ser peligroso cuando ello ocurre en áreas “críticas” (como las caderas, por ejemplo).

Si no tiene en cuenta este detalle terminará resaltando lo que quiere ocultar y, por si esto fuera poco, creando una línea horizontal que interrumpe la línea vertical que se quiso crear.

Continuará!!!!