Reconstruyendo la memoria familiar

Sus recuerdos, y los de otros, son únicos y vitales en la historia de su familia. Si estos recuerdos son elaborados mediante el filtrado, selección y evaluación, se convierten en la base sobre la cual podrán construirse futuras búsquedas genealógicas... o nada menos que la reconstrucción de la historia de su familia.

Conocer la fecha y el lugar donde sus abuelos se casaron a través de conversaciones con familiares, podría ahorrar semanas de frustración y evitar ciertos costos en la localización del expediente oficial de ese acontecimiento.

El entrevistarse personalmente, es la técnica primaria por la cual la verdad de ciertos recuerdos se pueden verificar, recogiéndolos directamente de los miembros familiares o de amigos y conocidos de la familia.

La información obtenida de este modo, puede ser extremadamente útil, si uno tiene conciencia de que “la memoria humana es una fuente histórica frágil; está sujeta a lagunas, a errores, y a distorsiones."

Las buenas entrevistas deben estar preparadas con anterioridad. Usted debe prepararse muy bien para entrevistarse con otras personas.

Existen numerosa cantidad de libros que hablan sobre los pasos a seguir durante una entrevista de este tipo, pero una de las precauciones más importantes para quienes recién comienzan en la tarea de armar una historia familiar, es no tomarlo como “una charla con otra persona”.

Al estar con alguien que tiene información fidedigna y útil, uno debe saber exactamente que preguntar y cual es el objetivo de la entrevista…a que se quiere llegar.

Otras consideraciones esenciales incluye el tomar medidas anticipadas y adelantar al informante, sobre que cuestiones desea hablar. Arme una lista de preguntas, pero deje al narrador, llevar la discusión mientras se aleje del tema.

No se extienda demasiado en la charla porque el cansancio puede hacer que usted pierda información importante. Es mejor hacer que el otro cuente las horas que faltan para que usted vuelva, antes que los minutos que faltan para que usted se vaya.

Si usted toma apuntes durante la entrevista, examínelas cuanto antes después de la reunión. Aclare las escrituras que estén confusas. Piense en los asuntos que no fueron cubiertos o las preguntas que sigue habiendo por contestar.

El uso de un grabador (con el permiso de la persona que es entrevistada) es la técnica más efectiva (practique con el aparato antes). Asegúrese de llevar pilas y cassettes de repuesto y si es posible, otro grabador.

Es importante transcribir las cintas inmediatamente. Una entrevista puede reconstruirse mejor desde sus notas y recuerdos, si están frescas en su mente, previendo posibles fallas técnicas de la cinta o anotaciones borrosas.

Las cámaras de vídeo y los grabadores, pueden agregar muchos elementos de utilidad a su expediente escrito.

Las cámaras de vídeo pueden hacer la entrevista más suelta, sin la necesidad de encerrarse en el estatismo de dos sillas y una mesa.

Las entrevistas pueden ser más informativas si las personas involucradas, pueden moverse mientras hablan. Utilice la cámara para recorrer la casa de la familia, fílmelos cuartos y los alrededores de la casa. Visite su escuela primaria y los parques que su antepasado frecuentaba. Capture los lugares clave para poder preservarlos.

Por supuesto, una visita personal puede no ser tan práctica. Usted no puede saber donde están todos sus parientes, especialmente si alguna adopción o divorcio, ha separado a su familia en algún momento.

Intente recolectar nombres y direcciones relevantes. Inicie un contacto por medio del correo e incluya en el sobre su dirección. Asegúrese de atender a las personas de mayor edad primero; no se arriesgue a perder su paradero o la posibilidad de hablar con ellas.

Las entrevistas también proporcionan la oportunidad de localizar, identificar, catalogar, y preservar los qué los historiadores familiares llaman las "fuentes caseras."

Las Fuentes caseras incluyen herencias, tales como muebles, objetos de colección pequeños, y fotografías; materiales escritos, tales como diarios, cartas, y Biblias familiares; copias de expedientes públicos, como certificados de nacimiento, matrimonio, defunción, propiedad, y testamento.

En su entrevista podría obtener detalles sobre los mobiliarios, mientras que el dueño actual habla sobre su importancia para la familia; u observaciones sobre la gente de la familia retratada (seria bueno tener una copia de ese retrato o foto).

Sacar a la luz viejos recuerdos, entrevistarse con otros, e indagar en las fuentes caseras lo sumergirán en el pasado y pagarán sus dividendos en el progreso de su búsqueda.

Apreciará entonces, la necesidad de preservar estas memorias y recuerdos personales de gente que podría no estar más a su alcance, en cualquier momento. Los archivos públicos y las colecciones de archivo, durarán mucho más y servirán como referencia a otras personas en el futuro.